Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

(Ampliación) Rajoy avisa que la economía española no ha “tocado fondo” todavía

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 19 de febrero de 2012, 13:51 h (CET)
- "Cuesta mucho más trabajo detener la caída que reiniciar el ascenso"

- Cambia los brotes verdes de Zapatero por "convicción" en que existe "remedio" a la crisis

SEVILLA, 19 (SERVIMEDIA)



El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy, aseguró este domingo que la economía española todavía no ha “tocado fondo” y reconoció que “los problemas no se van resolver en dos tardes”, por lo que habrá que seguir adoptando medidas que "no serán siempre agradables”.

Rajoy cerró con estas palabras el 17º Congreso Nacional que el PP ha celebrado este fin de semana en Sevilla, donde estuvo arropado en la clausura por personalidades del mundo de la economía, la empresa y el sector social. Entre otros, en primera fila escuchaba atentamente sus palabras el presidente de Bankia, Rodrigo Rato.

Tras su reelección como presidente del PP el sábado con un discurso en clave interna, Rajoy dedicó todo el mensaje del cierre a defender las reformas económicas que ha adoptado en el Gobierno en siete semanas de mandato por ser más numerosas y de más calado que las realizadas por el PSOE "en siete años" con Zapatero en La Moncloa.

Rajoy esbozó un panorama tenebroso y adverso a corto plazo, dado que en estos primeros compases de la legislatura "lo urgente, más que pensar en reconstruir, es frenar el deterioro, lograr que las cosas dejen de ir a peor".

"¡Ojalá nuestra situación económica hubiera tocado fondo! No es así", sentenció. "Yo no voy a engañar a nadie. Esta es la realidad y tenemos que ser conscientes de ella si queremos actuar con eficacia".

Rajoy apuntó que hubiera preferido recibir de Zapatero una herencia económica como la que José María Aznar le dejó en 2004, pero tampoco es así y por eso tiene que actuar "sin vacilaciones y sin perder un minuto".

Indicó que la tarea que le toca emprender al Gobierno no es “ni fácil, ni cómoda, ni siquiera gratificante en el corto plazo” porque “cuesta más trabajo detener la caída que reiniciar el ascenso" y "exige más sacrificios frenar el deterioro que construir".

Afirmó que los españoles demandan al Gobierno que corte “el grifo de todo el gasto que no sea imprescindible” y que lleve a cabo “reformas en el trabajo, en la justicia, en las finanzas, en las administraciones públicas y en la educación”.

Molesto por las críticas que ya ha empezado a recibir por su gestión, replicó que mienten quienes afirman que “las cosas siguen así” porque su Gobierno “no ha acertado con las medidas” en los dos primeros meses: “Nos lo dirán los mismos que nos han puesto en esta situación, los mismos que nos han traído aquí”.

FRENAR LA DESTRUCCIÓN

El presidente del Gobierno presumió de estar trabajando en tres frentes al mismo tiempo: "frenar la caída, iniciar la recuperación y preparar el modelo futuro que deseamos". Recalcó que "lo más importante" en estos momentos es al mismo tiempo "lo más desagradecido: poner barreras a la destrucción".

Garantizó que el Ejecutivo hará "cuanto sea preciso" para poner fin a la crisis económica y conseguir que el país salga de ella y señaló que las reformas se llevarán a cabo "con sensatez para que ningún sacrificio se malgaste".

A quienes cuestionan los primeros pasos del Ejecutivo y arremeten contra la dureza de las reformas que ha aprobado, replicó que cuando adopta medidas "que son difíciles" lo hace "pensando en quienes peor lo pasan".

Admitió que no le gusta nada subir los impuestos pero no le queda más remedio porque "muchas personas necesitan una oportunidad" y el aumento de la presión fiscal es la única salida en estos momentos para "garantizar que habrá dinero para lo imprescindible: pensiones, sanidad y educación".

Rajoy esgrimió que tampoco reduce el déficit público ni establece por ley la estabilidad presupuestaria para el mero objetivo de borrar los números rojos, sino que lo hace pensando en "la cara real de la crisis que se oculta detrás del paro y de la deuda", en personas con nombres y apellidos que no tienen trabajo o acaban de cerrar sus negocios.

Ante aproximadamente un millar de compromisarios, la tercera parte de los acreditados para el 17º Congreso Nacional del PP, el líder del partido adujo que estos son los argumentos con los que se debe responder a la oposición y a los sindicatos cuando critiquen las reformas del Ejecutivo.

CAMBIA BROTES VERDES POR "CONVICCIÓN"

Rajoy reconoció desde el primer momento que la situación económica no sólo no ha mejorado en estos dos meses, sino que va a peor. Pero lanzó un mensaje de optimismo, convencido de que algo ya "ha cambiado" en España desde que el Partido Popular llegó a La Moncloa en diciembre.

"Los problemas están ahora más claros. No han cambiado pero ya no se ven igual. Es como si se hubiera disipado la niebla que los envolvía. Las dificultades son las mismas o mayores pero ha desaparecido la indefinición", dijo.

También afirmó que han cambiado "la manera en que nos ven desde fuera" los países vecinos y, sobre todo, "ha cambiado la actitud de la gente" en la calle porque "nadie puede ver la salida de la crisis" todavía, pero "ahora creen que existe una salida, creen que podemos alcanzarla y creen que merece la pena hacer el esfuerzo".

Es lo que Rajoy definió como la "convicción" que el Partido Popular ofrece a los ciudadanos y que plasmó en el argumento de que los españoles "no ven todavía la solución, pero ahora creen que existe solución" a la crisis.

"No podemos decir que España está en pie, pero sí que España quiere ponerse en pie, quiere salir del atasco, quiere atravesar este desierto de la crisis y dejar, cuanto antes, esta pesadilla a la espalda", proclamó.

Finalmente, Rajoy esgrimió que no intenta "sembrar esperanzas" ni tampoco visualizar los "brotes verdes" de los que Zapatero habló a los pocos meses de empezar la crisis económica. Sin embargo, revistió esa misma ilusión con la "convicción de que el remedio existe, de que está en nuestras manos, de que está a nuestro alcance" y de que el Gobierno que preside aceptará los "sacrificios" y las "renuncias" que se pongan por delante para hacer realidad ese sueño.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris