Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
    
Nacional

Extremadura exige mantener la solidaridad entre comunidades "mientras no haya convergencia"

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 14 de febrero de 2012, 17:23 h (CET)
- Monago amenaza con "romper cristales" con tal de que se atienda al pueblo extremeño en el conjunto de España

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)



El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, afirmó hoy que la solidaridad entre comunidades autónomas debe continuar "mientras no haya convergencia" económica entre todas las regiones de España, ya que es la única manera de que "todos caminemos a la misma velocidad sin que haya comunidades de primera o de segunda".

Monago lanzó esta reivindicación durante un almuerzo del Foro de la Nueva Economía, organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, en el que estuvo arropado por la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, encargada de presentar la conferencia.

En su discurso, Monago rechazó la reivindicación de un nuevo pacto fiscal que pide CiU en Cataluña y emplazó al Ejecutivo central a mantener su "papel equilibrador del Estado".

"Mientras no haya nivel de convergencia entre comunidades, esa solidaridad debe durar", sostuvo el presidente de Extremadura, quién entendió que CiU tenga otro tipo de exigencias porque "está con su libro". "Y yo, con el mío", apostilló.

Esgrimió que si Extremadura está entre las regiones consideradas de objetivo uno dentro de la Unión Europea por su necesidad de ayudas, "no tendría sentido que no fuéramos objetivo uno para España".

Además, adujo que la solidaridad es recíproca porque Extremadura recibe ingresos procedentes de otras partes del país pero, en cambio, produce más energía de la que necesita y, por lo tanto, la cede a otras regiones de España.

ROMPER CRISTALES

Monago se mostró dispuesto a hacer lo que sea necesario para defender los intereses de su comunidad, hasta el punto de afirmar que "si por el camino tengo que romper cristales para que se atienda al pueblo extremeño, estoy dispuesto como hicieron algunos de mis antecesores".

El presidente extremeño utilizó la misma metáfora con la que el socialista Juan Carlos Ibarra tituló las memorias ("Rompiendo cristales") que escribió al dejar la Junta de Extremadura. "Sé que rompiendo cristales no me ayudo a mi mismo, estoy ayudando a que mi pueblo pueda ayudar a construir el futuro de Extremadura y también de España", agregó.

Monago presentó su comunidad como una tierra de "campo" en la que ahora se intenta sacar el máximo partido a la agricultura, la ganadería, las energías renovables, la producción industrial y las materias primas.

Como ejemplo, indicó que la producción industrial de la región lleva "tres meses consecutivos creciendo y liderando" el ranking de España, o que se están aplicando técnicas de I+D+i en el campo. No obstante, reclamó ampliar las zonas de regadío y atender los problemas de la región en la negociación de la futura Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea.

Monago apuntó también que Extremadura se ha situado "en primera línea" de los yacimientos de estaño con una nueva explotación que puede resultar estratégica en los próximos años para la fabricación de dispositivos electrónicos y teléfonos móviles.

PORTUGAL Y RENOVABLES

Señaló que dos de sus prioridades son la "captación de inversiones" del exterior y mantener una relación estrecha con el vecino Portugal, con quien considera que los extremeños "estamos condenados a entendernos".

Sus principales quejas llegaron con el eje ferroviario que se desarrollará en España durante la próxima década y que pretendía que pasara por Extremadura. No es así, protestó, porque el exministro de Fomento José Blanco "me engañó como a un chino" tras garantizarle, "por activa y por pasiva", que era la apuesta del Ejecutivo de Zapatero.

Asimismo, puso en cuestión el fin de las ayudas a las energías renovables que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobó el mes de enero en Consejo de Ministros, al entender que "no hay sentido" para que se siga primando una energía como la fotovoltaica que llega a requerir "un millón de euros por cada puesto de trabajo".

Monago apostó, sin embargo, por otro tipo de energías renovables como la biomasa, de la que comentó que contribuye al desarrollo rural y tiene un coste en primas "menor que los costes de las prestaciones sociales" que requieren las personas en paro de las zonas rurales.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris