Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

ETA. Condenados a 31 años de cárcel los etarras del “comando Otazua” por intentar asesinar a un escolta

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 13 de febrero de 2012, 15:21 h (CET)
- Los terroristas insultaron al tribunal durante el juicio

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)



La Audiencia Nacional ha condenado a penas de 31 años de cárcel a los miembros del “comando Otazua” de ETA Daniel Pastor, Iñigo Zapirain y Beatriz Etxeberría, como autores materiales del intento de asesinato con una bomba-lapa, en octubre de 2007 en Bilbao, de Gabriel Ginés, el escolta del concejal del PSE-EE de Galdakao (Vizcaya) Juan Carlos Domingo.

La sentencia dictada hoy por la Sección Cuarta de Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional absuelve por el contrario a los tres etarras del intento de asesinato del concejal.

Los magistrados de la Sección Cuarta de lo Penal, presididos por Teresa Palacios, han encontrado a Pastor, Zapirain y Etxeberría culpables de delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa y lesiones terroristas.

La Fiscalía solicitaba 55 años de cárcel para cada uno de los acusados. Además de las penas de cárcel, los etarras han sido condenados a indemnizar al escolta.

El tribunal considera probado que, en la noche del 8 de octubre de 2007, y tras realizar las convenientes vigilancias, Pastor y Etxeberría colocaron una bomba-lapa en los bajos del coche oficial que empleaba el concejal en sus desplazamientos, mientras Zapirain vigilaba y les ofrecía cobertura.

EXPLOSIÓN DEL COCHE

La explosión se produjo al día siguiente, 9 de octubre, sobre las 13.00 horas, después de que el vehículo hubiera recorrido 600 metros desde el lugar donde se encontraba aparcado en un calle de Bilbao. En el coche solo viajaba el escolta, ya que el edil llevaba dos días de vacaciones.

Ginés consiguió salir del coche por su propio pie, “pese de la magnitud de la explosión y el posterior incendio”. El escolta sufrió graves heridas y quemaduras de segundo y tercer grado.

“La participación de los tres acusados en el atentado queda acreditada por el cúmulo de elementos probatorios que se han analizado”, señala la sentencia hecha pública hoy.

Los magistrado han dado especial valor a la declaración prestada por Zapirain ante la Guardia Civil tras ser detenido, en la que reconoció los hechos e inculpó a Pastor y Etxeberría.

La sentencia destaca que, a pesar de las alegaciones de torturas, la declaración de este etarra “ha sido corroborada por los efectos encontrados en su domicilio y trastero”.

El tribunal, sin embargo, “no comparte” las tesis de la Fiscalía en lo referente a que los etarras buscaban asesinar también al concejal Domingo.

“Resulta difícil sostener que los acusados siguieran con sus planes sin comprobar la ausencia (del concejal)”, indican los magistrados de la Sección Cuarta.

INSULTOS AL TRIBUNAL

Durante la celebración de la vista oral, el pasado 23 de enero, el tribunal se vio obligado a desalojar la sala después de que el terrorista Daniel Pastor insultase al tribunal con frases como "me dais asco", así como a uno de los guardias civiles que declararon como testigos.

Al finalizar la declaración del agente, Pastor comenzó a insultar al guardia civil. El etarra no cejó en su actitud a pesar de las advertencias de los magistrados, por lo que la presidenta del tribunal, Teresa Palacios, ordenó que se le esposará.

Sus compañeros de banquillo de los acusados se levantaron y comenzaron a gritar, por lo que la magistrada Palacios pidió la presencia de más agentes de la Policía Nacional.

Los tres acusados fueron llevados hasta el habitáculo blindado, al que accedieron forcejeando con los policías. “Me dais asco, aunque me pongáis las esposas no me vais a callar”, dijo Pastor en ese momento.

Los simpatizantes de los acusados que se encontraban entre el público se levantaron y comenzaron a gritar, pronunciando frases como “Gora ETA” o “Jo Ta Ke” (dale duro). El tribunal decidió entonces desalojar al público e, instantes después, ordenó que los tres etarras fueron llevados a los calabozos y que el juicio continuase sin ellos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris