Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Sociedad
    

La mayor extinción de la Tierra trajo el cambio a sangre caliente de mamíferos y aves

Agencias
@DiarioSigloXXI
viernes, 16 de octubre de 2020, 19:06 h (CET)

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)


Los antepasados de mamíferos y de aves se volvieron de sangre caliente al mismo tiempo hace unos 250 millones de años, cuando la vida en la Tierra se estaba recuperando de la mayor extinción masiva de especies.


Así se explica en un estudio liderado por la Universidad de Bristol (Reino Unido) y publicado en la revista 'Gondwana Research'. La extinción del Pérmico-Triásico mató hasta el 95% de la vida y las pocos supervivientes se enfrentaron a un mundo turbulento y golpeado repetidamente por el calentamiento global y la acidificación de los océanos. Sobrevivieron dos grupos principales de tetrápodos: los sinápsidos y los arcosaurios, que son antepasados de mamíferos y aves, respectivamente.


Los paleontólogos habían identificado indicios de sangre caliente, o técnicamente endotermia, en estos supervivientes del Triásico, incluida la evidencia de un diafragma y posibles bigotes en los sinápsidos.


Más recientemente, ha salido a la luz una evidencia similar del origen temprano de las plumas en los antepasados de dinosaurios y aves. Tanto en los sinápsidos como en los arcosaurios del Triásico, la estructura ósea muestra características de sangre caliente. La evidencia de que los ancestros de los mamíferos tenían pelo desde el comienzo del Triásico se ha sospechado durante mucho tiempo, pero es nueva la sugerencia de que los arcosaurios tenían plumas de hace 250 millones de años.


En 2009 se encontró un fuerte indicio de este repentino origen de sangre caliente en sinápsidos y arcosaurios exactamente en el momento de la extinción masiva del Pérmico-Triásico. Tai Kubo, entonces estudiante de maestría en paleobiología en la Universidad de Bristol, y Mike Benton, profesor de paleontología en esa misma institución universitaria, identificaron que todos los tetrápodos medianos y grandes cambiaron de la postura extendida a la postura erguida justo en el límite Pérmico-Triásico.


HUELLAS FÓSILES


Su estudio se basó en huellas fosilizadas. Observaron una muestra de cientos de huellas fósiles y se sorprendieron al ver que el cambio de postura sucedió instantáneamente y no se extendió durante decenas de millones de años, como se había sugerido. También sucedió en todos los grupos, no sólo en los ancestros de los mamíferos o de las aves.


"Los anfibios y reptiles modernos están dispersos, sosteniendo sus extremidades parcialmente hacia los lados. Las aves y los mamíferos tienen posturas erguidas, con las extremidades inmediatamente debajo de sus cuerpos. Esto les permite correr más rápido y, especialmente, más lejos. Hay grandes ventajas en la postura erguida y la sangre caliente, pero el coste es que los endotermos tienen que comer mucho más que los animales de sangre fría sólo para alimentar su control interno de temperatura", explica Benton.


La evidencia del cambio de postura y del origen temprano del cabello y las plumas, todo al mismo tiempo, sugirió que éste fue el comienzo de una especie de 'carrera armamentista', que en ecología ocurre cuando los depredadores y las presas tienen que competir entre sí y puede haber una escalada de adaptaciones. El león evoluciona para correr más rápido, pero el ñu también lo hace para galopar más velozmente o girar para escapar.


Algo así sucedió en el Triásico hace entre 250 y 200 millones de años. Hoy en día, los animales de sangre caliente pueden vivir en toda la Tierra, incluso en áreas frías, y permanecen activos durante la noche. También muestran un cuidado parental intensivo, al alimentar a sus bebés y enseñarles comportamientos complejos e inteligentes. Estas adaptaciones dieron a las aves y los mamíferos la ventaja sobre los anfibios y reptiles y les permitió dominar en más partes del mundo.


"El Triásico fue un momento notable en la historia de la vida en la Tierra. En la actualidad, se ven aves y mamíferos por todas partes, mientras que los anfibios y reptiles a menudo están bastante escondidos. Esta revolución en los ecosistemas fue provocada por los orígenes independientes de la endotermia en aves y mamíferos, pero hasta hace poco no nos dimos cuenta de que estos dos eventos podrían haber sido coordinados", subraya Benton.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris