Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Economía
    

El Banco de España advierte de que “no se pueden descartar” escenarios económicos “más pesimistas” que los previstos

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 6 de octubre de 2020, 13:35 h (CET)

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)


El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, advirtió este martes de que los riesgos para la economía española siguen a la baja y que “no se pueden descartar desarrollos más desfavorables” y “más pesimistas” que los previstos.


Así lo dijo durante su intervención en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso de los Diputados, al que acudió para exponer el Informe Anual 2019 de la institución, donde incluyó sus recetas para encarar la crisis desatada por la pandemia del Covid-19.


El gobernador explicó que el hecho de que la evolución de la pandemia empeore “es una posibilidad”, al igual que el “daño” al tejido productivo sea superior al previsto y el impacto de factores externos como el ‘Brexit’ y los riesgos que ya venían estando presentes como las tensiones comerciales.


A juicio de Hernández de Cos, el uso del fondo europeo para la reconstrucción “podría compensar parcialmente” los riesgos a la baja. En este sentido, afirmó que “en la medida en que esos fondos sean utilizados rápidamente y, sobre todo, adecuadamente, podrían generar un impulso a la recuperación muy significativo”.


Repasó las proyecciones de su departamento, que apuntan una caída del PIB para este año de entre el 10,5% y el 12,6%, dependiendo del escenario menos o más adverso, respectivamente. Para 2021, el PIB repuntaría entre un 7,3% y un 4,1%, y para 2022 lo haría entre un 1,9% y un 3,3%. El paro podría subir, en el mejor escenario, al 17,1% este año, y situarse en el 18,2% en 2022, mientras que los peores pronósticos del Banco de España apuntan a un 18,6% este año y un 20,2% en 2022.


Hernández de Cos recordó que la caída del PIB acumulada en el primer semestre alcanza el 22,1%, una de las más elevadas de los países del entorno, debido a las “medidas de confinamiento más duras” y a la propia estructura productiva, con mayor exposición a dichas restricciones.


El gobernador del organismo quiso incidir en que, ante el previsible crecimiento del PIB en el tercer trimestre por encima del 10%, “no debe llevarnos a una interpretación excesivamente benigna de las cifras”, pues la recuperación económica en España es “parcial” e “incompleta” y el nivel de actividad que se alcance entre julio y septiembre será todavía entre un 12,3% y un 9,5% por debajo del registro en el mismo período del año anterior, según sus pronósticos.


Añadió que a los rebrotes que comenzaron en el verano, “se fueron acumulando señales de que el repunte de la actividad iba perdiendo intensidad” a mediados de agosto y destacó que, en el caso del turismo, “es posible” que su actividad “haya empeorado en septiembre”. “Los desarrollos más recientes de la pandemia en nuestro país no contribuyen a alentar las perspectivas de estas ramas de actividad en los próximos meses”, agregó.


Sobre la afiliación efectiva a la Seguridad Social, descontando a los trabajadores afectados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), indicó que en septiembre fue en términos medios un 6,2% inferior respecto al registro del mismo mes de 2019.


“DAÑOS ESTRUCTURALES”


Por otra parte, llamó la atención sobre los “daños estructurales” que se están produciendo en algunos sectores económicos, empresas y grupos poblacionales.


Al respecto, indicó que es “altamente probable” que la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre refleje un incremento del paro y del desempleo de larga duración, que también es “altamente probable” que esta crisis esté generando de cara al futuro un incremento de la desigualdad al afectar en mayor medida a los salarios bajos y un endeudamiento “muy significativo” tanto en el sector público como en el privado.


Para mitigarlos, recomendó que la política económica no sostenga “indefinidamente” a un sector que estructuralmente va a reducir su actividad y que se le permita adaptarse con las medidas de “flexibilidad laboral” ya existentes.


Apostó por extender el plazo “o incluso incrementar el volumen” de los avales públicos, pero al mismo tiempo alertó de que eso va a suponer mayor endeudamiento para las empresas.


Por ello, afirmó que “tiene sentido valorar la posibilidad” de medidas de apoyo que no impliquen un aumento de las obligaciones financieras como “ayudas directas o inyecciones temporales de capital”, en línea con la finalidad del fondo de rescate gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), del que dijo que podría no ser suficiente. Para las empresas más endeudadas y con perspectivas de demanda “bajas”, reclamó agilizar los procedimientos de reestructuración de deudas.


En cuanto a los hogares y trabajadores, puso énfasis en la mejora de las políticas activas de empleo y la formación de cara a emplearse en otros sectores.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris