Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Economía

El Banco de España rebaja al 2,4% su previsión de crecimiento del PIB en 2018 por la incertidumbre catalana

Agencias
@DiarioSigloXXI
viernes, 15 de diciembre de 2017, 10:45 h (CET)
MADRID, 15 (SERVIMEDIA)



El Banco de España estima que la economía española, tras crecer un 3,1% este año, se elevará un 2,4% en 2018 y un 2,1% tanto en 2019 como en 2020, según sus últimas proyecciones macroeconómicas publicadas este viernes.



De esta manera, el crecimiento del PIB se revisa “ligeramente” a la baja en 2018 y 2019, desde el 2,5% y el 2,2% anteriores, subrayó el Banco de España. El organismo señala que esta rebaja es “consecuencia del aumento de la incertidumbre asociada a la situación en Cataluña, cuyos efectos se ven parcialmente compensados por el impacto neto de los cambios en los supuestos”.

Sobre este último aspecto, señala que entre los supuestos domina el “efecto positivo” de la mejora de las perspectivas de los mercados exteriores, particularmente los del área del euro.

La incidencia final del elemento de riesgo que supone Cataluña para el conjunto de la economía española “dependerá de la magnitud y persistencia de las tensiones”. Así, “un alivio, como el que ha comenzado a percibirse en las últimas semanas, del grado de tensionamiento podría conducir a un escenario de mayor crecimiento del producto. Por el contrario, un hipotético rebrote de las tensiones en los próximos meses podría llevar a un impacto más pronunciado sobre las decisiones de gasto de los agentes privados”, expone el regulador. En el escenario central, aclara, “se ha supuesto que el nivel de incertidumbre registrado en los últimos meses remitirá durante la primera parte de 2018”.

La institución que gobierna Luis Linde explicó que las proyecciones contemplan una “continuación de la actual fase expansiva”, aunque se prevé una “moderación” del crecimiento del producto, “a medida que se desvanecen algunos de los impulsos expansivos que han operado en el pasado”.

En particular, las proyecciones actuales incorporan una orientación neutral de la política fiscal, frente a su tono expansivo en el pasado reciente, así como un impacto adicional moderado de la política monetaria sobre las condiciones de financiación de los agentes, que se mantienen en niveles holgados.

La expansión del PIB seguirá apoyándose, según el Banco de España, en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una desaceleración en los próximos años. Por su parte, la demanda exterior neta continuaría ejerciendo una contribución positiva, aunque “ligeramente” decreciente, a lo largo del horizonte de proyección.

MODERACIÓN EN EL ALZA DEL EMPLEO

En cuanto a la evolución del mercado laboral, se prevé una “moderación de los elevados ritmos de crecimiento” observados en los últimos años conforme avanza el período de proyección, en consonancia con la desaceleración proyectada de la actividad.

En todo caso, el aumento sostenido de la ocupación permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, hasta situarse, a finales de 2020, alrededor del 11%. El Banco de España ha rebajado sus estimaciones de tasa de paro en una décima en 2017 y en dos para 2018 y 2019, para situarlas en el 17%, 14,9% y 13,2%, respectivamente.

En el ámbito de la inflación, en el corto plazo el organismo apunta una ralentización del índice de precios de consumo (IPC), en términos de promedio anual. Después de aumentar un 2% en 2017, el IPC crecería un 1,5% y un 1,4% en 2018 y 2019, respectivamente, antes de acelerarse hasta el 1,7% en 2020.

DÉFICIT PÚBLICO

Por otra parte, el organismo explica que el déficit público del conjunto de las administraciones disminuiría en 2017 hasta el 3,2% del PIB, desde el 4,5% en que cerró en 2016, aunque no cumplirá con el objetivo pactado por el Gobierno con la Comisión Europea (3,1%).

El desequilibrio de las cuentas públicas seguiría reduciéndose de forma gradual en los años posteriores, a lo que contribuirá esencialmente el ciclo económico favorable, dado que, ante la ausencia de información detallada sobre los planes presupuestarios para esos años, el supervisor indica que se ha supuesto una “orientación neutral” de la política fiscal en el período 2018 2020.

Con ello, el déficit cerrará en el 2,5% en 2018, en el 2,1% en 2019 y en el 1,8% en 2020, incumpliendo en todos los ejercicios los objetivos acordados con Bruselas (2,2%, 1,3% y 0,5%, respectivamente).



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris