Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

El miedo puede causar la extinción de animales

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 25 de julio de 2017, 11:10 h (CET)
- El olor de un depredador tiene efectos desastrosos en poblaciones pequeñas

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)



El miedo puede contribuir a la extinción de poblaciones de animales. De hecho, se ha comprobado que la mosca de la fruta está hasta siete veces más en riesgo cuando se encuentra bajo el olor de un depredador como la mantis religiosa.

Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades McGill y de Guelph (Canadá) y publicado en la revista 'Proceedings of the Real Society B', donde explican que el riesgo de extinción aumenta porque, en pequeñas poblaciones, la mosca de la fruta pasa más tiempo vigilando y menos comiendo, por lo que se producen declives en el número de individuos.

Kyle Elliot, del Departamento de Ciencias de Recursos Naturales de la Universidad McGill, señala que es "algo misterioso" por qué los depredadores son tan importantes en la extinción de animales.

"A medida que las poblaciones de presas disminuyen, los depredadores deberían simplemente cambiar a otras presas, pero si, como hemos demostrado, el olor es suficiente para continuar el declive de la población, entonces incluso si los depredadores avanzan hacia otras presas y su olor desaparece, esto no es importante para la supervivencia de la población que está en riesgo, cuyo número y capacidad reproductiva han sido afectados gravemente por el olor pasajero de la muerte".

Este hallazgo arroja luz sobre un enigma biológico de larga duración relacionado con el tamaño de la población y la extinción, conocido como el efecto Allee, después de que Walter Clyde Allee describiera este fenomeno por primera vez.

EFECTO ALLEE

Típicamente, las poblaciones animales muestran lo que se llama "dependencia de la densidad", lo que significa que aumenta la competencia por los alimentos y los compañeros a medida que crece la población, mientras que disminuye el éxito reproductivo y la supervivencia.

Se podría suponer que lo contrario también sería cierto. Es decir, que las poblaciones más pequeñas tendrían las tasas vitales (o de crecimiento) más altas y se rebotarían rápidamente debido al descenso de la población. Sin embargo, en algunos casos sucede paradójicamente lo contrario y las poblaciones pequeñas tienen las tasas vitales más bajas. Este fenómeno desconcertante es un aspecto de lo que se conoce como el efecto Allee.

Al observar moscas de la fruta, los investigadores creen que han adquirido una mayor comprensión del papel que el miedo puede jugar en el declive y las extinciones de diversas poblaciones de animales.

"Cuando los científicos comenzaron a buscar las causas del efecto Allee en el pasado, han tendido a enfocarse en parámetros intrínsecos, como la dificultad para encontrar un compañero, endogamia o disfunción social en poblaciones pequeñas", explica Elliott, quien añade: "Los ejemplos con depredadores se limitaron a los animales sociales, como los suricatos, donde los grupos pequeños pasan más tiempo siendo vigilantes y consecuentemente son más propensos a extinguirse. Demostramos que los mismos principios son verdaderos incluso en especies como las moscas de la fruta. Sugerimos que los efectos del miedo se vuelven más pronunciados a medida que disminuye el tamaño de la población y esto lleva a una menor resiliencia en las pequeñas poblaciones y una mayor probabilidad de extinción".

Los científicos expusieron diferentes tamaños de poblaciones de moscas de la fruta al olor de las mantis religiosas durante las temporadas de cría y no cría. Luego midieron cómo la exposición a este olor afectó el peso corporal y la fecundidad de la siguiente generación de moscas de la fruta.

Descubrieron que en las poblaciones pequeñas, el olor del depredador era suficiente para reducir significativamente tanto la fertilidad como el crecimiento de las crías. Esto sugiere que una vez que una población ha alcanzado un tamaño limitado, el efecto del miedo sólo puede conducir a su extinción.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris