Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

La Policía detiene a tres personas por un secuestro virtual con el que estafaron 3.000 euros a una mujer

Agencias
@DiarioSigloXXI
sábado, 22 de julio de 2017, 10:07 h (CET)
MADRID, 22 (SERVIMEDIA)



Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Policía de Investigación de Chile (PDI), han detenido en el país americano al autor y a las dos colaboradoras de un secuestro virtual con el que estafaron 3.000 euros a una mujer que se encontraba en España.

Según informó este sábado el Ministerio del Interior, los estafadores simularon por teléfono el secuestro de la hija de la víctima y la obligaron a realizar, bajo amenazas tales como “tiene a su hija atada de manos y pies, no cuelgue o le vamos a hacer daño”, dos ingresos, a nombre de las dos colaboradoras.

La Policía Nacional recordó que los intentos de secuestros virtuales provienen de llamadas con número oculto o con prefijo 0056 o +56 y que "unas pautas básicas permiten prevenir caer en la trampa. Si al descolgar su teléfono le dicen que han secuestrado a un familiar, debe mantener la calma, comprobar la información y avisar a la Policía con la mayor brevedad".

La investigación comenzó tras recibir la denuncia de la víctima del secuestro virtual, una mujer de 65 años residente del barrio de Chamberí (Madrid). En la denuncia relató que el pasado 5 de julio recibió una llamada en el fijo de su casa desde un teléfono con prefijo chileno. En ella escuchó unos gritos de una chica que creyó era su hija.

A continuación un varón con acento latino le amenazó: “Tiene a su hija atada de manos y pies, no cuelgue la llamada o le vamos a hacer daño a su hija”. A cambio de la liberación de la chica los falsos secuestradores le solicitaron la cantidad de 10.000, a lo que la mujer respondió que solo disponía de 3.000.

Seguidamente le instaron a seguir la conversación a través del teléfono móvil pero sin colgar el fijo, con la intención de que quedase incomunicada, y le exigieron el pago del dinero de inmediato. Para ello la víctima consiguió realizar un primer envío de 1.200 euros, que era el límite establecido por su tarjeta, a nombre de una colaboradora del autor de la llamada a través de una Oficina de Correos de Madrid.

Esa misma noche la víctima consiguió hablar con la que creía su hija para comprobar que seguía con vida. Poco después, recibió una segunda llamada desde otro número, pero realizada por la misma persona, donde le comunicaron que el envío se había llevado a cabo correctamente y que debía hacer otro ingreso de 1.800 euros al día siguiente.

De esta forma la afectada realizó un nuevo envío a la mañana siguiente a nombre de otra de las cómplices. Para evitar dejar rastros, después de cada envío le obligaban a romper el justificante cerca del altavoz del teléfono. En la segunda ocasión la mujer guardó los trozos del mismo, lo que facilitó la resolución de la investigación.

Con toda esta información los agentes especializados en secuestros virtuales se pusieron en contacto con la PDI chilena y consiguieron identificar a tres personas involucradas en la estafa: un varón que realizó la llamada, y dos mujeres a cuyo nombre se realizaron los dos pagos. El autor se encontraba cumpliendo condena en un centro penitenciario de Chile y sus cómplices eran su pareja sentimental y la madre de ésta. La operación ha culminado con la detención en Chile de los tres implicados. Además se han intervenido dos teléfonos móviles y resguardos de la recepción del dinero.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris