Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Los pediatras alertan que dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé pueda ahogarse

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 11 de julio de 2017, 17:37 h (CET)
MADRID, 11 (SERVIMEDIA)



La Asociación Española de Pediatría (AEP) alertó este martes que dos centímetros de agua en el fondo de una bañera o una piscina portátil y menos de dos minutos son suficientes para que un bebé pueda ahogarse, por lo que pidieron extremar la vigilancia de los menores mientras estén en el agua.

Este es uno de los consejos que se pueden encontrar en la web de la AEP ‘EnFamilia’ que se ha creado para prevenir los ahogamientos de los más pequeños. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los ahogamientos en España suponen el 13% de las principales causas de mortalidad infantil por lesiones en niños de entre 0 y 14 años y la segunda causa de mortalidad accidental después de los accidentes de tráfico.

Los pediatras recordaron en una nota informativa que los ahogamientos en menores de cinco años se producen sobre todo en las piscinas particulares o de comunidades privadas. El peligro de estos niños tan pequeños es que se mueven con agilidad y pueden escapar de la supervisión del adulto a lo que se añade que no reconocen las situaciones de peligro.

En este sentido, la AEP recordó que se ha demostrado que vallar el perímetro completo de la piscina puede reducir en un 95% las muertes por ahogamiento en esta franja de edad, además de la supervisión constante de los adultos. Según la AEP, los ahogamientos en edad adolescente se producen con mayor frecuencia en lagos, ríos, canales o en el mar. El 25% de los adolescentes ahogados en España había consumido alcohol.

Otro alto porcentaje de los ahogamientos se producen por lesiones ocasionada por zambullirse en zonas de escasa profundidad, mientras que los saltos de cabeza causan más del 70% de todas las lesiones medulares relacionadas con actividades deportivas y recreativas.

Por ello, los pediatras aconsejan clases de natación para los menores y aprendizaje de habilidades de supervivencia en el agua. Además, “los niños que no sepan nadar, sean pequeños o tengan alguna discapacidad, deben llevar un chaleco salvavidas siempre que se bañen o estén cerca del agua. Los flotadores hinchables y manguitos generan una sensación de falsa seguridad y no se consideran dispositivos seguros”.



Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris