Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Autonomías

Madrid. La ciudad recuerda a Leopoldo Calvo-Sotelo con una placa en la casa donde vivió sus años de estudiante

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 3 de mayo de 2011, 14:17 h (CET)
MADRID, 03 (SERVIMEDIA)



La ciudad de Madrid ha querido rendir homenaje a Leopoldo Calvo-Sotelo descubriendo este martes una placa en su recuerdo en la casa donde vivió sus años de estudiante, en el número 15 de la calle de Moreto, en el distrito de Retiro, donde recibió, según confesaba, "la infección de la política".



Leopoldo Calvo-Sotelo fue presidente del Gobierno de España entre febrero de 1981 y diciembre de 1982. El día de su investidura ha quedado fijado en la memoria colectiva de los españoles por la irrupción en el Congreso de los Diputados de los militares que intentaron dar un golpe de Estado el 23 de febrero.

El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que descubrió la placa, destacó la capacidad de Calvo-Sotelo para acometer los retos del país en unos momentos de especiales dificultades, "con un apoyo parlamentario exiguo, un partido en desbandada, una fuerte crisis económica y la amenaza aún no disipada del golpismo".

Gallardón manifestó que, durante su mandato, Calvo-Sotelo "dio un paso tras otro hacia la modernización del país", desde el desarrollo autonómico a la entonces polémica Ley del Divorcio, pasando por el Acuerdo Nacional para el Empleo firmado con los sindicatos y la patronal, informó el Consistorio.

Además, según el regidor, "huyó de la secular manía española de creer que somos un capítulo aparte de la historia de Occidente y trabajó incansablemente para reintegrar a España al entorno que le es propio, incorporándonos a la Alianza Atlántica y procurando, cuando fue posible, nuestro ingreso en la Comunidad Europea".

Leopoldo Calvo-Sotelo falleció en Madrid hace tres años, en mayo de 2008. Aunque entonces, dijo Gallardón, "España demostró que sabe cómo despedir honorablemente a uno de sus presidentes, lo cierto es que en ese tiempo su talla no ha dejado de crecer, tal vez porque en vida no se reconoció lo suficiente la estatura política y humana de quien fue, más que una figura de transición, una figura de la transición con mayúsculas y de su contribución a ella", concluyó.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris