Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

Liberada una mujer rumana a la que su pareja obligó a ejercer la prostitución durante ocho años

Agencias
@DiarioSigloXXI
sábado, 3 de diciembre de 2016, 10:14 h (CET)
MADRID, 03 (SERVIMEDIA)



La Policía Nacional ha detenido a un hombre de nacionalidad rumana que, tras engañar a una mujer de su misma nacionalidad haciéndole creer que estaba enamorado de ella, la trajo a España, donde la obligó a ejercer la prostitución durante ocho años en distintos clubes de alterne de Eivissa y el Alto Ampurdán. El detenido vivía de su actividad como proxeneta y la Policía le intervino una cuenta con más de 20.000 euros en efectivo y un vehículo de alta gama.

Para obligar a la víctima a ejercer la prostitución la amenazaba y la golpeaba. También maltrataba al hijo que tuvieron en común. La mujer acabó denunciando su situación a los agentes cuando ya le resultó insostenible, el pasado día 26 de noviembre.

En su comunicación con la Policía se mostró aterrorizada y explicó que estaba retenida contra su voluntad y que ejercía la prostitución obligada. Manifestó también el terror que tenía a lo que pudiera sucederle a su hija de tres años.

Los agentes trataron de ponerse de nuevo en contacto con ella en el número desde el que había llamado. Finalmente, la mujer descolgó y dijo entre susurros que pensaba escapar de su pareja junto con la niña y que volvería a llamar cuando estuviera a salvo.

En su declaración, la mujer explicó cómo conoció al detenido en Rumanía en el año 2008. Era cliente habitual de la tienda en la que ella trabajaba como dependienta y a partir de ese momento se inició una relación sentimental entre ellos. Unos meses después, la convenció para viajar a España en busca de una vida mejor para ambos.

Los ahorros con los que llegó a España se acabaron pronto y su pareja le propuso que ejerciera la prostitución en un club de alterne, prometiéndole que iba a ser una situación excepcional y temporal. Ella aceptó por amor.

Pero el hombre ya había hecho esta misma operación con otra mujer que trabajó en mismo club. Tras este descubrimiento, la mujer quiso dejar la actividad, pero no pudo hacerlo por miedo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris