Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

Rajoy podrá convocar elecciones a partir del 3 de mayo si ve inviable gobernar en minoría

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 23 de octubre de 2016, 11:15 h (CET)
- Si logra ser investido la próxima semana, deberá aguantar al frente del Gobierno al menos 185 días

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)



El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, tendrá que aguantar al menos hasta el 3 de mayo antes de poder plantearse disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones si logra ser reelegido. Por tanto, si viera inviable gobernar en minoría, debería estar como mínimo un total de 185 días al frente del Ejecutivo en el caso de ser investido el 30 de octubre.

La Constitución fija en su artículo 115.3 que “no procederá nueva disolución antes de que transcurra un año desde la anterior, salvo lo dispuesto en el artículo 99, apartado 5”. Este último establece que si transcurrido un plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato obtiene la confianza del Congreso, se convocarán nuevos comicios.

La anterior disolución de las Cámaras tuvo lugar el pasado 3 de mayo, cuando el Rey, con el refrendo del entonces presidente del Congreso, Patxi López, firmó el decreto de convocatoria de las nuevas elecciones y fijó que el 19 de julio se constituirían las nuevas Cortes resultantes de la cita electoral del 26 de junio.

En consecuencia, si Mariano Rajoy logra situarse de nuevo al frente de La Moncloa, no podrá disolver las Cortes en ningún caso antes del 3 de mayo. En el caso de que logre ser investido el 30 de octubre, fecha que barajan fuentes oficiales, en el peor de los escenarios Rajoy estaría al frente del Gobierno algo más de seis meses.

PRESUPUESTOS GENERALES

A este respecto, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, advirtió el miércoles de que si el Gobierno es incapaz de conseguir los apoyos necesarios para aprobar una nueva Ley de Presupuestos Generales del Estado, la “única solución” pasaría por disolver las Cortes el 3 de mayo de 2017 y convocar unas nuevas elecciones.

El propio Rajoy admitió el viernes, en rueda de prensa en Bruselas, que en el supuesto de que consiga revalidar su cargo puede enfrentarse a una legislatura “difícil”, aunque se mostró confiado en que también será una “gran oportunidad para dejar resueltos algunos de los grandes retos que tiene España en el futuro”.

En este sentido, oficialmente el PP manifestó esta semana, a través de su portavoz en la Cámara Baja, Rafael Hernando, que espera que la nueva legislatura sea “larga y positiva”, algo que supeditó a la “buena disposición” por parte de las distintas formaciones políticas.

A partir del 3 de mayo, Rajoy podría en cualquier momento acogerse al artículo 115 de la Constitución, que dice textualmente que “el presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros, y bajo su exclusiva responsabilidad, podrá proponer la disolución del Congreso, del Senado o de las Cortes Generales, que será decretada por el Rey. El decreto de disolución fijará la fecha de las elecciones”.

MOCIÓN DE CENSURA Y CUESTIÓN DE CONFIANZA

Además, el presidente del PP podría someterse a una cuestión de confianza en el Congreso de los Diputados previa deliberación en el Consejo de Ministros, según recoge el artículo 173 del Reglamento del Congreso de los Diputados.

En aplicación del artículo 174 del Reglamento, la cuestión de confianza se presentaría en escrito motivado ante la Mesa del Congreso, acompañada de la correspondiente certificación del Consejo de Ministros y, admitido este escrito, la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, lo elevaría a la Junta de Portavoces y se convocaría el Pleno. La confianza se entiende otorgada al obtener el voto de la mayoría simple de los diputados.

En este escenario, el artículo 175 del Reglamento de la Cámara recoge que también se puede “exigir” la “responsabilidad política” del Gobierno con una moción de censura propuesta por, al menos, la décima parte de los diputados. En ese caso, se lleva un “escrito motivado” a la Mesa del Congreso que debe incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno que haya aceptado previamente la candidatura.

Con una moción de censura en trámite, Rajoy no podría presentar su propuesta de disolución de las Cortes, tal y como recoge el apartado 2 del artículo 115 de la Constitución.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris