Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

Cuatro víctimas de ETA se enfrentan a miembros de Sortu en Alsasua

Agencias
@DiarioSigloXXI
sábado, 22 de octubre de 2016, 16:29 h (CET)
MADRID, 22 (SERVIMEDIA)



Cuatro víctimas de ETA pertenecientes al Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) y encabezadas por su presidenta, Consuelo Ordóñez, acudieron este sábado a Alsasua (Navarra) para plantar cara a los miembros de Sortu que se manifestaban a favor de los detenidos por la agresión a dos guardias civiles y a sus parejas el pasado sábado en esa localidad.

Además de Ordóñez, participaron en el acto Concepción Fernández, viuda del guardia civil Aurelio Prieto, asesinado en Tolosa (Guipúzcoa) en 1980; Fernando Altuna, hijo del capitán de la Policía Nacional Basilio Altuna, asesinado en Erenchun (Álava) en 1980, e Iñigo Pascual Múgica, hijo de Ángel Pascual, ingeniero de la central nuclear de Lemóniz asesinado en Bilbao en 1982.

Las víctimas portaban cuatro carteles en los que se leía “Odio fuera”, “No os tenemos miedo, sin pistolas no sois nada”, “Aquí solo sobran los violentos. Alde hemendik” y “Guardia Civil, seguid aquí. Porque os queremos, porque os necesitamos”.

Según Covite, en el momento en que hicieron acto de presencia en la plaza de los Fueros de la localidad navarra con los referidos carteles, los miembros de Sortu allí congregados comenzaron a increparles e insultarles. Uno de ellos intentó, incluso, arrebatarles uno de su carteles.

Posteriormente, Ordóñez manifestó, en declaraciones a los periodistas, que habían decidido “dar la cara y enfrentarnos a los radicales que quieren imponer el miedo y el odio en Alsasua y en muchos otros pueblos como éste”.

También comentó que aunque ETA ya no mata, “los radicales siguen armados mentalmente y dispuestos a ejercer una violencia que ellos pueden enmascarar como una pelea de bar, pero que nosotros llamamos terrorismo”.

A su vez, advirtió de que Navarra y el País Vasco son “ollas a presión” y que lo ocurrido en Alsasua “no es una sorpresa, ni siquiera una consecuencia, sino un síntoma de que la cultura del odio está viva y se sigue alimentando”.

“El odio sólo se combate con libertad. Ya está bien. Sin pistolas no son nada, no les tenemos miedo”, remachó.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris