Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Los combustibles fósiles emiten hasta un 60% más de metano de lo que se creía

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 6 de octubre de 2016, 12:32 h (CET)
MADRID, 06 (SERVIMEDIA)



Las emisiones de metano a partir del desarrollo de combustibles fósiles en todo el mundo son hasta un 60% superiores a lo calculado en investigaciones anteriores, según un nuevo estudio dirigido por científicos estadounidenses de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) y de CIRES (Instituto Cooperativo para la Investigación en Ciencias Ambientales).

Este estudio, publicado en la revista ‘Nature’, señala que las actividades relacionadas con los combustibles fósiles aportan entre 132 y 165 de los 623 millones de toneladas de metano emitidas por todas las fuentes de este gas cada año, lo que supone alrededor de entre un 20 y un 25% del total de las emisiones globales de metano y entre un 20 y un 60% más de lo estimado en investigaciones previas.

Sin embargo, también confirma otros trabajos científicos de la NOAA que concluyen que las instalaciones de combustibles fósiles no son directamente responsables del aumento de la frecuencia de las emisiones de metano globales medidas en la atmósfera desde 2007.

Stefan Schwietzke, científico de CIRES que trabaja en el Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de la NOAA, afirma que “los resultados podrían parecer contradictorios” porque “las emisiones de metano a partir del desarrollo de combustibles fósiles se han subestimado drásticamente, pero no son directamente responsables del aumento de las emisiones totales de metano observadas desde 2007”.

La revisión al alza en la estimación de las emisiones de metano a partir de combustibles fósiles se produce pese a las mejoras de la industria, que han reducido las fugas de las instalaciones de gas y petróleo desde un 8% de la producción a alrededor de un 2% en los tres últimos decenios.

La investigación analiza la mayor base de datos de mediciones jamás reunida (100 veces superior a las anteriores) para determinar la cantidad de metano procedente de los combustibles fósiles, las fuentes geológicas naturales, la actividad microbiana y la quema de biomasa.

SEGUNDO CONTAMINANTE

Después del dióxido de carbono, el metano es el segundo mayor contribuyente al calentamiento global. Aunque no es tan abundante o duradero como el CO2, el metano es 28 veces más efectivo para atrapar el calor en la atmósfera de la Tierra durante un periodo de tiempo de 100 años.

El estudio indica que la reducción de las emisiones de metano por las actividades relacionadas con los combustibles fósiles podría ser una estrategia efectiva para reducir la tasa de calentamiento global durante el próximo siglo.

“Nuestro estudio muestra que las fugas procedentes de las actividades de petróleo y gas en todo el mundo son responsables de una cantidad de metano superior a lo que pensábamos”, apunta Lori Bruhwiler, investigadora de la NOAA, quien añade que “la buena noticia es que reparar las fugas de las infraestructuras de petróleo y gas es una forma muy eficaz a corto plazo para reducir las emisiones de este importante gas de efecto invernadero”.

Las emisiones de metano tienen distintas marcas isotópicas que distinguen si proceden del desarrollo de combustibles fósiles, fuentes geológicas naturales, la actividad microbiana o la quema de biomasa.

Así, Schwietzke señala que las fuentes microbianas naturales o de origen humano ocasionan de 364 a 419 millones de toneladas de metano al año, esto es, entre el 58 y el 67% del metano que se libera a la atmósfera anualmente. Las emisiones procedentes de todas las fuentes aumentaron en cerca de 28 millones de toneladas por año entre 2007 y 2013.

“Creemos que el metano producido por fuentes microbianas (vacas, agricultura, vertederos, humedales y aguas frescas) son responsables del aumento, pero aún no se puede determinar con precisión cuáles son los principales impulsores”, añade Schwietzke.

Este investigador subraya que “si el metano proviene principalmente de las vacas o de la agricultura, podríamos potencialmente hacer algo al respecto”. “Si procede de la descomposición de la vegetación en los humedales o las aguas frescas, el calentamiento global podría ser el culpable”, apostilla.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris