Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

El petróleo derramado en catástrofes acaba engullido por bacterias

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 10 de mayo de 2016, 13:35 h (CET)
MADRID, 10 (SERVIMEDIA)



Comunidades de bacterias actúan colectivamente para consumir el petróleo que acaba derramado por un desastre como el de la plataforma ‘Deepwater Horizon’, gestionada por BP en el Golfo de México y que acabó hundida en abril de 2010 después de una explosión, lo que ocasionó un importante vertido de este hidrocarburo.

Microbiólogos de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) y otros investigadores acaban de descifrar el código genético de cómo las bacterias ayudaron a limpiar el derrame de petróleo de ‘Deepwater Horizon’ y revelan que algunas de ellas tienen un potencial mucho mayor para el consumo de petróleo de lo que se creía.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista ‘Nature Microbiology’, pueden servir para responder a futuros derrames de petróleo y otros desastres ecológicos, y arrojan luz sobre la manera en que microbios diminutos desempeñaron un importante papel en la limitación de los daños causados por la catástrofe en el Golfo de México.

Desde ese derrame, los científicos estudiaron cómo las comunidades de bacterias que crecían exponencialmente después del desastre consumieron la amplia gama de productos químicos del petróleo, pero apenas se conocían las bases genéticas de este proceso.

Brett Baker, profesor asistente en el Departamento de Ciencias del Mar de la Universidad de Texas en Austin; Nina Dombrowski, investigadora postdoctoral del Instituto de Ciencias Marinas de este centro educativo, y otros investigadores secuenciaron el ADN de los microbios consumidores de petróleo para revelar el potencial genético de diferentes especies baterianas en las tareas de limpieza del Golfo de México.

"El petróleo es extremadamente complicado, pero tiene dos compuestos principales: alcanos, que son relativamente fáciles para que sean desintegrados por las bacterias, e hidrocarburos aromáticos, que son mucho más difíciles de quitarse de encima", apunta Dombrowski, quien explica: "Hemos encontrado una serie de bacterias sorprendentemente capaces de tratar con los compuestos más peligrosos. Esto tiene implicaciones para futuros derrames de petróleo y sobre cómo nos aprovechamos de la respuesta del medio ambiente natural".

“LIMPIEZA DESPUÉS DE LA LIMPIEZA”

Una bacteria conocida por alimentarse de petróleo (‘Alcanivorax’) fue estudiada como incapaz de consumir los hidrocarburos más estables del derrame del Golfo y otras, como ‘Neptuniibacter’, no eran conocidas por estar involucradas en la degradación petrolera tras ese desastre.

Los investigadores no sólo hicieron la secuenciación genética de varias bacterias que podrían descomponer los hidrocarburos aromáticos, sino que descubrieron cómo varias especies trabajaron juntas para maximizar el potencial genético de toda la comunidad microbiana. "Utilizamos nuevos métodos para obtener genomas de bacterias que no han sido cultivadas en el laboratorio para mejorar nuestra comprensión de cómo las bacterias consumen petróleo en la naturaleza", recalca Baker.

Los científicos catalogaron los genes de numerosas bacterias desde el derrame de petróleo de ‘Deepwater Horizont’ para averiguar cómo los microbios engullen la compleja mezcla que se encuentra en el petróleo, que consta de un máximo de 1.000 tipos de compuestos químicos, e identificaron las vías específicas por las que los miembros de la comunidad bacteriana trabaja para consumir petróleo. "Es equivalente a un concierto. Todos los músicos tienen que trabajar juntos para hacer una pieza de música hermosa. Después del derrame, todas las bacterias deben trabajar juntas para degradar eficazmente el petróleo", subraya Dombrowski.

Los científicos encontraron que incluso algunas bacterias podrían ayudar con la "limpieza después de la limpieza", lo que significa que también pueden comer los dispersantes que seres humanos vierten en el agua para limpiar el petróleo.

"Las comunidades bacterianas ya presentes en el sitio de un derrame de petróleo puede responder de una manera rápida y eficiente, llegando a ser abundantes durante el derrame y degradar activamente compuestos del petróleo. Esto ilustra la importancia de mantener una comunidad bacteriana sana y diversa, y la razón por la que hay que tener cuidado para asegurarse de que nuestra respuesta a un derrame no interfiere con esta respuesta natural", concluye Dombrowski.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris