Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Sonia Sánchez, exprostituta y activista: “Cuando yo pedía educación, el gobierno argentino me daba condones”

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 14 de octubre de 2015, 17:23 h (CET)
MADRID, 14 (SERVIMEDIA)



Sonia Sánchez, exprostituta y activista argentina, se encuentra por primera vez en España con motivo de las Jornadas Internacionales sobre Prostitución y Trata de Mujeres que se celebran este jueves en Madrid. En una entrevista a Servimedia reclama la abolición de la prostitución y denuncia la hipocresia del Gobierno argentino con estas mujeres.

La Plaza Miserere de Buenos Aires, situada en el corazón de Balvanera, es presentada incluso en algunas guías de viajes como un lugar donde se dan cita la prostitución y las drogas con predicadores del apocalipsis. En este entorno se prostituía Sonia Sánchez, hasta que un día uno de sus ‘clientes’ o “varones prostituyentes”, como a ella le gusta llamarles, le pegó una paliza que la dejó sin buena parte de audición en el oído izquierdo.

Recuerda que a los 17 años “me traficaron desde la ciudad de Buenos Aires al sur de Argentina” para entrar a formar parte de una mafia de trata. Rechaza de pleno la denominación ‘trabajadoras del sexo’ para referirse a las prostitutas, pues sostiene que “la prostitución no es un trabajo” y supone una violación de los derechos sociales, económicos y culturales de la mujer.

La Comisión de Investigación de Malos Tratos a Mujeres, una de cuyas fundadoras es Asunción Miura, la que fuera directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, organiza las jornadas en las que participará mañana Sonia Sánchez, quien señaló que la prostitución no tiene nada que ver con ‘Pretty Woman’: “Vamos a romper la película ‘hollywoodiense’ que este capitalismo nos quiere meter”, al tiempo que insiste en que se trata de mujeres que carecen de derechos.

También remarcó el gran volumen de negocio que mueve, ya que en un país como Reino Unido la prostitución, sumado al tráfico de drogas y al contrabando, supone el 6% del PIB, según la oficina británica de estadística. “La prostitución es la industria de las vaginas empobrecidas”, resaltó, al tiempo que se mostró partidaria de penalizar a los hombres que consumen prostitución.

Penalizar a los “varones prostituyentes” es una medida que defiende la Coalición Internacional Abolicionista de la Prostitución, cuyo director ejecutivo, Gregoire Thery, declaró a Servimedia que permite que “las prostitutas impongan sus condiciones a los clientes”, siendo éstos sobre los que recaería la carga penal.

En cuanto a Sonia Sánchez, que defiende con vehemencia la abolición, criticó que cuando “pedía trabajo, el Gobierno me daba profilácticos, cuando yo pedía educación, el Gobierno me daba profilácticos”, lo que le lleva a preguntarse “¿quién me hace prostituta?”. Para esta activista, tal y como reza el título de su libro que estos días promociona en España, “ninguna mujer nace para puta”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris