Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

160 millones de niños sufren raquitismo, mientras 42 millones tienen sobrepeso

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 14 de octubre de 2015, 12:23 h (CET)
- Save the Children y Acción contra el Hambre alertan sobre las dos caras de la malnutrición y recuerdan a los gobiernos que es rentable invertir contra ella

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)



Save the Children y Acción contra el Hambre alertaron este miércoles de las dos caras que tiene la malnutrición en el mundo, tanto por exceso como por defecto. En el caso de los menores de cinco años, un total de 161 millones son demasiado pequeños para su edad (raquíticos), 51 millones no pesan lo suficiente y 42 millones sufren sobrepeso. Es decir, ninguno de ellos crece de forma saludable.

Estos son algunos de los datos del 'Informe de Nutrición Mundial' elaborado a partir de diversos estudios por 70 investigadores independientes y que sirven de base a estas organizaciones para reclamar a los países que actúen para prevenir la malnutrición.

Antonio Vargas, responsable de Salud y Nutrición de Acción contra el Hambre España, considera que la obesidad “es uno de los mayores retos” a nivel mundial, y no sólo para los países desarrollados. Según dijo, los países en vías de crecimiento también acumulan esos problemas, con lo que “niños de 7 años se convierten en adultos de 25”, pues la obesidad infantil les convierte en blanco de diabetes anticipada y problemas cardiovasculares precoces.

Por ello, los gobiernos dedican una “enorme cantidad de recursos” a las consecuencias “y no a las causas de la obesidad”, que llega a ser del 20 por ciento del presupuesto global de un país en salud.

El informe también denuncia que hay casi 2.000 millones de personas que tienen obesidad mientras cada día mueren 8.500 niños por malnutrición severa, 3,1 millones al año. Además, la desnutrición agrava otras enfermedades y llega a estar relacionada en la muerte de 6 millones de pequeños cada año en el mundo.

La obesidad, agrega Vargas, tiene una “sencilla prevención” que evitaría trabajar en los “aspectos curativos”.

Ante este panorama, aunque las ONG reconocen que “se han alcanzado logros” (han mejorado los indicadores en 39 de los 193 países estudiados), piden seguir trabajando en la prevención de la malnutrición, como recogen los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

RESPUESTAS

El director de Relaciones Internacionales de Save the Children, David del Campo, pidió dar respuestas para resolver el problema que muestra un mapa del mundo con dos formas de mirarlo, especialmente en lo relativo a la creciente obesidad infantil. “Hay una preocupación sobre la infancia, las películas que ven, las esquinas protegidas para que no se golpeen, pero hay una desatención en lo que comen”, indicó.

Esto se percibe, como en muchos países occidentales, en España, donde se ha producido un “incremento evidente” en las cifras de obesidad infantil y las enfermedades relacionadas, como la diabetes tipo 2 y la artrosis.

“Es normal que una persona de 45 años tenga sobrepeso, pero no que un niño con 38 años menos tenga ya índices que corresponden a uno de 45”, aseveró.

MALNUTRICIÓN EN SIRIA

Del Campo también se refirió al caso concreto de la malnutrición en Siria, donde la guerra ha provocado que aumente la desnutrición. El portavoz de Save the Children describió una fotografía compuesta por los desplazados internos, que antes de la guerra no tenían problemas de desnutrición y que ahora sí la padecen.

Además, esta población está viendo como enfermedades leves se convierten en graves “y se produce la muerte no por el efecto de una bomba, sino por haber estado años desplazados”.

Las ONG también denuncian que la situación de bloqueo fronterizo hace que la entrada de alimentos para ayudar a la población sea “muy complicada”, ya que ”de los 35 pasos que hay para entrar por el norte, sólo hay hábiles cinco, produciéndose una situación de cuello de botella”.

A todo ello hay que añadir que “todo el sistema productivo sirio ha saltado por los aires porque la población no lo atiende, ha huido o ha sido destruido”.

En resumen, “Siria vive un retroceso de 20 años, no sólo a nivel de nutrición”, con la destrucción de infraestructuras básicas y una casi inexistente red sanitaria.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris