Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

(REPORTAJE) ¡Toca madera! Se acerca un martes 13

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 11 de octubre de 2015, 10:37 h (CET)
MADRID, 11 (SERVIMEDIA)



Aerolíneas que se saltan la fila 13 de sus asientos, hoteles que pasan de la habitación 12 a la 14, ascensores sin número 13, refranes que aconsejan no casarse ni embarcarse en martes 13... El respeto a este número está tan fuertemente arraigado en la cultura occidental que hay quien requiere, incluso, de ayuda profesional (son los triscaidecafóbicos, personas con un miedo patológico al número 13). El 13 de octubre y el 13 de noviembre caen en martes y viernes, respectivamente. ¿Por qué algunas culturas tienen pánico a estos días?

¿Qué tienen en común un español, un griego y un latinoamericano? Aunque suene a chiste, la respuesta a esta pregunta puede provocar sudores fríos a más de uno. Hablamos del miedo irracional a los martes 13, que se traslada a los viernes 13 para el resto del mundo occidental (excepto los italianos, que van por libre). ¿Por qué esa aversión a estos días del calendario?

Quizás influya que en la última cena hubiera 13 personas (Jesús y los 12 apóstoles); que en el capítulo 13 del libro del Apocalipsis de la Biblia aparezca una bestia salvaje de siete cabezas; que en las leyendas nórdicas, Loki, el dios del mal, aparezca siempre como el invitado número 13 en la cena de los dioses, y que la Cábala, una disciplina de pensamiento esotérico, enumere hasta 13 espíritus malignos.

EL VIERNES 13, CULPA DE FELIPE “EL HERMOSO”

Felipe IV, rey de Francia y de Navarra (más conocido como Felipe “el Hermoso”), la tomó contra la Orden de los Caballeros Templarios e inició una brutal persecución contra ellos la madrugada del viernes 13 de octubre de 1307, hace 708 años.

El rey los acusaba de sacrilegio y herejía, pero seguramente tuvo bastante que ver el enorme patrimonio que los templarios habían reunido durante las Cruzadas (aunque ellos seguían llevando una vida austera, a medio camino entre la de un monje y la de un guerrero).

En cuestión de horas, Felipe “el Hermoso” arrestó y encarceló a cerca de 15.000 hombres, incluido el gran maestre de la orden, Jacques de Molay, al que condenó a arder en la hoguera.

Antes de morir, Jacques lanzó una profecía bastante amenazadora: “No tardará en venir una inmensa calamidad para aquellos que nos han condenado sin respetar la auténtica justicia. Dios se encargará de tomar represalias por nuestra muerte”. Casualmente, el monarca galo tardó poco en desaparecer de la faz de la Tierra.

LOS MARTES 13 Y EL DIOS DE LA GUERRA

El origen del martes 13 (el día “maldito” para los españoles, los griegos y los latinoamericanos) está menos claro. Hay quien lo relaciona con una leyenda que dice que la confusión de lenguas en la torre de Babel se produjo un martes 13, pero todo apunta a Marte, el dios romano de la guerra, la sangre, la violencia y la muerte.

Ya en la Edad Media, los españoles y los griegos creían que la coincidencia del día de este dios (los martes) con el número 13 les traía mala suerte. Qué coincidencia que el 13 de junio de 1276 (¡martes!) la localidad valenciana de Játiva fuera tomada por los musulmanes.

LOS ITALIANOS, POR LIBRE

Para los italianos, ni el martes ni el viernes 13 es un día de mal agüero: para ellos, el día “maldito” es el viernes 17. ¿Por qué? Quizás tenga que ver que, en números romanos, el 17 se escribe “XVII”, con cuyas letras se puede formar la palabra “VIXI” que, traducida al italiano, quiere decir “he vivido” (lo que implica que, ahora, se está muerto).

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris