Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Teresa Romero, un año después de la muerte de Excálibur: “Que no vuelva a pasar”

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 8 de octubre de 2015, 18:35 h (CET)
- Acude junto a su marido a una concentración en Madrid en repulsa por el sacrificio de su perro

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)



Un año después del sacrificio de su perro 'Excálibur', Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, reclamó hoy que casos como el de su animal no vuelvan a producirse y pidió instalaciones de bioseguridad de nivel 4 para poner en cuarentena a los canes sospechosos de tener agentes biológicos con un alto riesgo de contagio.

Romero acudió esta tarde junto a su marido, Javier Limón, y la perra que ambos adoptaron este año, ‘Alma’, cruce de american standord y pit bull (la misma raza que Excálibur), en una concentración convocada por el Partido Animalista (Pacma) en la plaza de Callao, de Madrid, hasta donde se acercaron un centenar de defensores de los derechos de los animales, mientras en otras 16 ciudades se celebraban actos similares.

'Excálibur' fue sacrificado en la vivienda de Romero y Limón, en Alcorcón, el 8 de octubre del año pasado, un día después de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Madrid autorizara la entrada al domicilio a los encargados de realizar la eutanasia por considerar que existía riesgo de que el perro pudiera contagiar el ébola, después de que Limón se negara a ello.

El sacrificio tuvo lugar en medio de las protestas de defensores de los animales, que se concentraron desde la noche anterior a las puertas de la urbanización del domicilio de Romero y Limón en protesta ante la inminente eutanasia del animal, ordenada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

“Hoy hace un año de la ejecución de 'Excálibur' por parte de las autoridades sanitarias. Desde aquí quería hacer un llamamiento para que haya un poco de buena voluntad, que esas cosas no vuelvan a suceder y se eviten así sufrimientos innecesarios. Muchísimas gracias a todos por vuestro apoyo”, dijo Romero en un pequeño altillo con micrófono instalado para la ocasión.

Romero agradeció el “impresionante apoyo” recibido en el último año “no solamente desde España, sino de países como Estados Unidos, que, a través de sus cartas, correos, llamadas y regalos, me han dado su apoyo por lo de 'Excálibur'”. “Espero que no vuelva a pasar y a vivir, que son dos días”, dijo conteniendo las lágrimas.

“TOMADURA DE PELO”

Por su parte, Javier Limón se dirigió a los presentes para indicar que el último año “no ha sido fácil” para él y para su mujer, y recordó que 'Excálibur' fue “como el hijo que nunca tuvimos”. “Todavía hoy seguimos pidiendo justicia por una muerte que nunca debió producirse”, comentó, antes de recalcar que en Estados Unidos hubo un caso similar en el que un perro estuvo en cuarentena mientras su dueña estuvo contagiada del ébola y finalmente ambos se reencontraron.

“Apostaría mi mano derecha a que 'Excálibur' nunca estuvo infectado de ébola. Y en el supuesto de que así fuera, no sabemos si se contagia a las personas o no porque, si eso fuera cierto, os aseguro que yo mismo me hubiera infectado. La misma mañana en que Tere estaba ingresada en el hospital de Alcorcón, yo tuve contacto directo con algunos de sus fluidos: su saliva, sus legañas de los ojos y la humedad de su hocico. Habría sido una oportunidad única para haber estudiado y así poder saber un poco más de esta terrible enfermedad, que ya ha matado a miles de personas en África, y saber cómo actuar ante futuros casos”, explicó.

Limón indicó que, un año después de la muerte de su perro, existe un plan elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación que permite la eutanasia en los perros sospechosos de tener el ébola, lo que consideró “una tomadura de pelo”.

“Tere y yo pedimos la derogación de este plan de actuación con los perros y la creación de unas instalaciones de bioseguridad nivel 4 para animales, y también pedimos a todo el mundo un poco de reflexión, humanidad y concienciación respecto al trato cfon los animales”, apostilló.

El Pacma convocó las concentraciones de hoy para pedir “justicia” por el sacrificio de 'Excálibur' y para exigir la derogación del ‘Plan de contingencia frente a la sospecha de infección por virus de ébola en perros’ aprobado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en noviembre de 2014, que contempla la eutanasia en los “casos probables” de canes infectados con este virus.

La presidenta del Pacma, Silvia Barquero, subrayó en la concentración de Madrid que representantes de esta formación presentaron esta mañana en la Dirección General de Sanidad de la Producción Agraria y en la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, un informe elaborado por Pedro Lorenzo Ruano, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, que analiza desde el punto de vista médico y científico la actuación de las autoridades en el caso ‘Excalibur’ y que concluye que no estuvo justificada la ejecución del perro.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris