Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

El Congreso de los Diputados rechaza el reconocimiento jurídico para los republicanos deportados a campos nazis

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 12 de mayo de 2015, 21:40 h (CET)
MADRID, 12 (SERVIMEDIA)



El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó este martes la petición de ERC para reconocer jurídicamente por ley a los republicanos españoles que fueron deportados como apátridas a campos de concentración y exterminio nazis, y para que el Rey pida perdón en nombre del Estado por aquella decisión.

La moción, defendida por el diputado Joan Tardà, era consecuencia de una interpelación que formuló al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. El objeto de la iniciativa son los republicanos que no fueron reconocidos como españoles por el régimen de Franco y que a partir de ese momento fueron apátridas.

Tardà pedía al Congreso de los Diputados manifestar su “plena solidaridad” con esos españoles exiliados y deportados entre 1940 y 1945, y a Felipe VI “que proceda, en nombre del Estado español y con la voluntad de fortalecer los valores democráticos de nuestra sociedad, a pedir perdón a las víctimas presentes y ausentes, a sus familias y al conjunto de la ciudadanía, por las responsabilidades del Estado español ante todo ello”. ERC aceptó la votación separada de los diferentes puntos, y esa demanda fue rechazada por 38 votos a favor, 166 en contra y 98 abstenciones.

Quería también que el Congreso expresara su reconocimiento a todos ellos por contribuir mediante su integración en los ejércitos de los Estados democráticos o en las fuerzas irregulares de resistencia, a la derrota del nacionalisocialismo y al renacimiento de la Europa democrática.

Finalmente, instaba al Gobierno a presentar un proyecto de ley para reconocer jurídicamente a esos ciudadanos, “a fin y efecto de poder abordar consecuentemente la rehabilitación moral y, en su caso, económica” correspondiente. Ese punto recibió más respaldos ya que el PSOE votó a favor en vez de abstenerse, y sumaron 135 votos a favor frente a 166 en contra.

ERC basaba su iniciativa en el hecho de que el Derecho Internacional establece la continuidad de los Estados con independencia de sus regímenes, por lo que en el caso de España debería ser el jefe del Estado quien tome la iniciativa en ese reconocimiento.

En su intervención, Tardà subrayó que es una “aberración jurídica” decir que el Rey no puede asumir esa responsabilidad porque no tiene “nada que ver” con el régimen franquista, ya que la Alemania actual o la Francia actual tampoco tienen nada que ver con su pasado.

Afirmó que está en manos de los parlamentarios “homologar” España con el resto de los estados que tuvieron “el infortunio” de sufrir pasados fascistas y asumir esa realidad con sus ciudadanos, como han hecho esos dos países.

PP y PSOE habían presentado enmiendas para eliminar ese requisito exigido por ERC y dejar la moción en un reconocimiento a las víctimas, algo que Tardà consideró como “pagar con una moneda falsa” a quienes defendieron con su vida la democracia y la libertad.

El socialista José Andrés Torres Mora sugirió que ERC “instrumentaliza” a las víctimas de aquellas deportaciones y sentenció que se trata de algo que “no puede ser perdonado”, por lo que la finalidad debe ser honrar a quienes lo padecieron con un acuerdo unánime.

En nombre del PP, José Ramón García Hernandez se preguntó “a qué localismo” obedece la actitud de Tardà para llegar incluso a “ensuciar” una iniciativa con la que se podría honrar a las víctimas con un acuerdo como el que ya hubo en la Comisión Constitucional para homenajearlas.

José Luis Centella, del Grupo de IU, ICV-EUiA, Cha: La Izquierda Plural, abogó por pedir perdón a esas víctimas, como a todas las del franquismo que siguen esperando enterradas en cunetas, y a quienes creyeron que la liberación de esos campos sería también la de España pero fueron “traicionados” por las democracias occidentales que optaron por “mirar para otro lado porque era más cómodo”.

También Jordi Xuclà anunció el voto favorable de CiU subrayando que aquellas deportaciones fueron posibles porque el régimen franquista dejó a esos ciudadanos “en las manos del régimen nazi”. Sin embargo, precisó que la inviolabilidad y la irresponsabilidad del Rey hace que esa iniciativa deba recaer en el Gobierno e incluso en el Parlamento, pero no en Felipe VI.

En nombre de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán criticó la “soberbia ética” de Tardà al pretender que con ese perdón queda todo el daño reparado, y achacó la iniciativa a un mero intento de “deslegitimación” del sistema actual, adulterando el debate sobre lo que de verdad ocurrió en esos campos.

Aitor Esteban, del PNV, felicitó a ERC por haber provocado un debate sobre un asunto que los partidos mayoritarios suelen tratar “con nocturnidad”, y abogó por reconocer de verdad a quienes fueron ejemplo de una generación que sufrió los mayores horrores y luchó con dignidad y “sin doblar la espalda” ni ante los nazis ni ante Franco.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris