Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

Condenan a la Sanidad murciana a indemnizar a los padres de un bebé que sufrió hipoxia fetal en el parto

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 12 de mayo de 2015, 14:04 h (CET)
MADRID, 12 (SERVIMEDIA)



La Sala III del Tribunal Supremo ha condenado a la Consejería de Sanidad de Murcia, y de forma solidaria a Mapfre Seguros, a abonar una indemnización de 600.000 euros y una pensión vitalicia de 1.000 euros mensuales a los padres de una niña que sufrió hipoxia fetal en el proceso del parto, en febrero de 1996 en el hospital 'Virgen del Castillo' de Yecla. La chica padece secuelas neuromotoras de las extremidades y tiene declarada gran invalidez, por lo que precisa de ayuda de terceras personas para atenciones vitales.

El Tribunal Superior de Justicia de Murcia, en sentencia de 2013, consideró que no se había constatado relación de causalidad entre el funcionamiento del servicio público y la hipoxia fetal, ya que aun cuando ésta parece haberse producido durante el parto, las causas eran desconocidas y no imputables a la actuación médica.

El Supremo da la razón a los padres por el hecho de haberse extraviado o no haberse aportado el soporte gráfico de la monitorización del feto. "La cuestión es que no se sabe si hubo monitorización, pues no deja de ser extraño que se tengan datos de los DIPs para luego desaparecer todo indicio de que se mantenía un medio de control de la frecuencia cardiaca fetal precisamente en un parto que presentaba indicios inquietantes, de ahí que se practicase la prueba del PH", indica la sentencia.

El Alto Tribunal aprecia una relación de causalidad entre el funcionamiento del servicio y el resultado dañoso "al no ser jurídicamente exigible a los demandantes que soporten las consecuencias de una actuación de la que se deduce falta de control del bienestar fetal". "En definitiva, reputada la hipoxia como perinatal, constituye un funcionamiento anormal la falta de constancia de la vigilancia de la frecuencia cardiaca fetal", concluye.

Los padres presentaron la reclamación ante la Administración en marzo de 2004, tras un proceso penal que fue sobreseído en 2003. La Consejería de Sanidad desestimó la reclamación, por lo que los padres plantearon recurso contencioso-administrativo.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris