Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

El PSOE no convence a ningún grupo en su iniciativa contra el maltrato animal

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 25 de noviembre de 2014, 20:43 h (CET)
MADRID, 25 (SERVIMEDIA)



El PSOE no convenció este martes a ningún otro grupo parlamentario sobre el fondo de su proposición no de ley contra el maltrato animal, y solo el portavoz de Izquierda Unida se mostró dispuesto a respaldarla pese a considerarla “insuficiente y un poco decepcionante”.

La socialista Pilar Lucio defendió en la tribuna la iniciativa, en la que el PSOE reclamaba al Gobierno los cambios normativos necesarios para impedir el maltrato animal en espectáculos públicos y festejos populares en toda España, sin mencionar la tauromaquia.

Lucio se refirió al maltrato como el daño “innecesario” infligido a un animal, y subrayó la necesidad de garantizar “el bienestar” de los animales de compañía, usados para experimentación, que viven en zoos o circos, o que son objeto de explotación.

Destacó, en ese sentido, que el PSOE sigue a la espera del proyecto de ley anunciado por el Gobierno para regular la compra y venta de animales de compañía para frenar las tasas de abandono, que en España “superan con creces las de otros países del entorno”.

Lucio argumentó que las comunidades autónomas han legislado “con mayor o menor fortuna” y es necesario dar una respuesta “homogénea” en todo el territorio, atendiendo de forma específica “a la problemática de los festejos populares”.

Dado que es “siempre difícil el equilibrio” entre el respeto a las tradiciones locales y el respeto a los animales, Lucio precisó que el PSOE no pretende prohibir ningún festejo, pero sí “garantizar que se erradica en ellos cualquier vestigio de maltrato”. Los socialistas, aseguró, son conscientes de la “iconografía” en torno a algunos de esos festejos, “que incluso nos identifica como país”, pero cuestionó que la costumbre pueda ser motivo para preservar una conducta “incomprensible para estándares éticos”.

Avanzar requiere no anclarse en “tradiciones indefendibles”, añadió, y sí “transformar la ética pública más avanzada en norma jurídica”.

ERC presentó una enmienda que defendió su portavoz, Joan Tardà, pese a estar convencido de antemano, como así fue, de que los socialistas la rechazarían. Su grupo incluía las corridas de toros como “expresión máxima del maltrato animal” en espectáculos públicos y pedía no subvencionar, ni directa ni indirectamente, el maltrato ni la cría de animales para ser víctimas de esos festejos.

Solo aceptando esa enmienda, advirtió Tardà, el PSOE demostraría que su iniciativa “no es un brindis al Sol”. “Toros es igual a tortura”, dijo el portavoz de ERC, para quien el estadio de civilización alcanzado “requiere actuaciones rotundas, categóricas, y no paños calientes” contra el maltrato animal.

Tardà criticó también que la iniciativa cercena las competencias autonómicas, y emplazó a otros parlamentos a imitar al de Cataluña, que abolió las corridas de toros. Lo que el PSOE pretende, sentenció, es apelar a una regulación “de mayor rango” ante la imposibilidad de hacerlo en algunas comunidades autónomas. “Como federalistas, humo, humo y humo” y en cuanto a los animales, “absoluta hipocresía”, concluyó. En esto, dijo, dirigiéndose a PSOE y PP, son iguales, “absolutamente reaccionarios”.

Joseba Agirretxea, del PNV, aseguró que su grupo defiende el bienestar animal, pero criticó la falta de concreción de los socialistas por no aclarar a qué se refieren.

Entiende que al Toro de la Vega, y por ello afeó al PSOE “saltarse el ámbito competencial” y pretender que el Congreso legisle sobre aquello que no hace la Junta de Castilla y León. El mismo mecanismo, subrayó, que utilizó el PP al declarar la tauromaquia Bien de Interés Cultural después de que Cataluña aboliera las corridas de toros.

El PNV abogó por respetar la legislación existente y “ganar las conciencias de la gente para que los maltratadores de animales no puedan seguir ejerciendo ese maltrato”.

En nombre de UPyD, Toni Cantó subrayó que ha sido la labor de las organizaciones y activistas la que ha permitido a la sociedad situarse “mucho más por delante que los partidos” en este ámbito.

Dio por hecho también que el PSOE se refería al Toro de la Vega, una “salvajada con la que estamos completamente en desacuerdo”, pero si es así, dijo, el método no puede ser que desde el Parlamento “convenzamos al alcalde de Tordesillas porque no obedece a su líder ni a su partido”.

Reclamó “un poquito más de concreción” y también de “amplitud de miras” y se preguntó, por ejemplo, qué pasa con el maltrato a los animales “cuando nadie nos mira”. Además, emplazó a los parlamentarios a reflexionar sobre “cómo transportamos” a los animales “de los que nos servimos”, cómo son sacrificados, cómo son tratados los domésticos.

Álavaro Sanz, de Izquierda Unida, denunció que en España “nos hemos acostumbrado a convivir con el maltrato” a los animales, y pidió a los parlamentarios que respondan a la pregunta de si los españoles “sabemos divertirnos sin provocar dolor o derramar sangre”.

Amparados en la tradición, aseguró, se tortura y se mata a toros, caballos, becerros, “barbaridades” que desaparecieron de Europa al paso de la Ilustración y que en España se perpetúan. Es el caso del Toro de la Vega, de las becerradas de Algemesí y del toro Jubilo, algunos de los festejos de una “lista negra que debería escandalizarnos”.

Sanz alertó al PP de que la Marca España está aún unida al maltrato animal, por ejemplo a la tragedia de los galgos, y pidió a ese partido y al PSOE avanzar “con valentía y con arrojo”, no con una iniciativa “insuficiente y un poco decepcionante”.

En su intervención, cuestionó la “confusa” trayectoria del PSOE en esta materia, ya que respaldó en el Parlamento Europeo las subvenciones a la tauromaquia, y hace pocos días Pedro Sánchez se reunió con los empresarios taurinos “para tranquilizarlos”. Pidió por ello a los socialistas que precisen “hasta dónde quieren llegar” y si consideran que las corridas de toros son maltrato o no, porque “no se puede soplar y sorber a la vez”.

Quizá el PSOE haya recuperado la confianza y el voto de Jorge Javier Vázquez, aseguró, pero ha “decepcionado las expectativas de quienes trabajan desde hace años para mejorar la sensibilidad” de la sociedad en su trato a los animales. “No se puede jugar con los sentimientos de cientos de miles de activistas”, afirmó.

Sanz pidió una legislación “audaz” que permita la llegada a España de la Ilustración, aunque con siglos de retraso, y se mostró dispuesto a respaldar la iniciativa si eso permite para avanzar en el debate, siempre que los parlamentarios respondan a la pregunta de si pueden divertirse “sin dolor y sin derramar sangre”.

Marc Solsona, de CiU, subrayó que el Parlamento de Cataluña ha sido pionero en definir el maltrato animal y combatirlo, y rechazó la propuesta del PSOE entre otras cosas porque incurre incluso en “intromisión” de competencias autonómicas.

En nombre del PP, Olga Iglesias acusó a los socialistas de “engañar a los españoles” en múltiples ámbitos, también en el maltrato animal porque no cumplió el compromiso adquirido en su programa electoral de 2004 de aprobar una ley marco de bienestar animal, pese a crear un comité de expertos que arrojó sus conclusiones. Lo que querían, denunció, era “lavarse la cara”.

Acusó a Pedro Sánchez de pretender solo resolver su “desencuentro con un conocido presentador de televisión al que no dudó en llamar en directo a su programa, preocupado más por sus comentarios de no adhesión al proyecto socialista que por el bienestar de los animales”.

Preguntó al líder socialista, ausente del debate, si ha llamado al alcalde de Tordesillas, si ha leido las ordenanzas que regulan el Toro de la Vega, si le ha preguntado si las ha adecuado para adecuarlo a la creciente preocupación por el bienestar de los animales, y si ha consultado con otros ayuntamientos donde las tradiciones son compatibles con el bienestar animal. “Que llame a su alcalde en vez de hacerlo a televisión”, exclamó.

Olga Iglesias aseguró que el maltrato animal “en ningún caso está justificado” y que, como veterinaria, “me repugna”, lo mismo que al Gobierno. Por ello, concluyó, esa preocupación se ha recogido, por ejemplo, en la reforma del Código Penal.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris