Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

Cataluña. Bases del PP catalán muestran su “decepción” con Rajoy tras el 9 de noviembre

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 16 de noviembre de 2014, 12:10 h (CET)
MADRID, 16 (SERVIMEDIA)



Bases del PP de Cataluña trasladaron a dirigentes del partido regional a lo largo de esta semana su “decepción” y “enfado” con el Gobierno de Mariano Rajoy por la gestión que hizo del 9 de noviembre y por no haber evitado la consulta alternativa convocada por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas.

Según las fuentes del PP catalán consultadas por Servimedia, la "queja" fue el sentimiento generalizado que las bases del partido regional trasladaron a los dirigentes de la formación que lidera Alicia Sánchez-Camacho tras la votación del pasado domingo.

Argumentaban la difícil situación que ha vivido el PP catalán "en los últimos meses" y cómo su "principal argumento" ante los ciudadanos y en todos los foros de debate tenía que ver con el convencimiento de que el 9-N el Gobierno de Rajoy "no iba a permitir una consulta independentista", se llamara como se llamara, algo que, finalmente, se produjo.

En ese sentido, aseguran las mismas fuentes que el hecho de que el Gobierno y la Fiscalía del Estado no evitaran la imagen de 2,3 millones catalanes desfilando por los colegios electorales ha supuesto "la inmolación" del PP de Cataluña.

"Estamos muertos", reconoce en privado un dirigente catalán tras lamentar que esta semana hay quien ya le ha trasladado desde las bases que dejen de "contar" con algunos de ellos por la pérdida de credibilidad en Cataluña de la formación que dirige Mariano Rajoy.

RESPUESTA DE GOBIERNO Y PP

El enfado de los populares catalanes, así como de otras muchas voces dentro del PP, fue especialmente significativo en el arranque de la semana antes de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareciera el miércoles en el Palacio de la Moncloa.

No entendieron por qué Rajoy tardó 72 horas en transmitir al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, que no dialogaría con él tras el 9-N para que le impusiera "un referéndum de verdad" que, según aseguró Rajoy, no se puede celebrar porque es igual de "ilegal" este año que el año pasado. Sin embargo, su intervención antes de viajar a Australia, reconocen, calmó un poco los ánimos.

Además, en clave interna, la dirección nacional del PP también trató de apaciguar las críticas a través de gestos. El vicesecretario general de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, se desplazó el viernes a Barcelona para presidir, junto a Sánchez-Camacho, la Junta Directiva del PP de Cataluña.

Allí, Floriano dijo estar “muy orgulloso del PP de Cataluña” y pidió a sus compañeros que sigan “trabajando para defender” las ideas del partido y “el gran proyecto común que es defender la integridad de Cataluña en España”.

El 'número tres' del PP puso en valor que los populares catalanes son “gente que da la cara y que, ante las situaciones difíciles, se viene arriba y defiende sus ideas y la libertad”.

“Aspiráis a gobernar, os pido que sigamos en esta batalla política”, dijo, para reconocer que el PP está “en minoría”, pero para insistir en que el PP de Cataluña es "molesto porque saben que tenemos razón.

SÁNCHEZ-CAMACHO SE REIVINDICA

La presidenta del PP de Cataluña, por su parte, aprovechó la Junta Directiva regional del viernes para pedir a los suyos “serenidad, compromiso y firmeza”, además de “altura política" en los momentos más difíciles”. Aseguró que así el PP podrá “liderar la nueva etapa” de Cataluña.

Sánchez-Camacho, que ayer en una entrevista en el periódico 'Punt Avui' aseguró que tiene "muchos apoyos" en el PP, insistió en que si hay un adelanto electoral en Cataluña, será "cabeza de lista".

La dirigente popular aprovechó la Junta Directiva, en la que recibió el aplauso cerrada de los suyos, para reivindicar que el PP ha obtenido los mejores resultados en las últimas citas electorales. El PP de Cataluña obtuvo en los comicios de 2012, 19 escaños y 471.631 votos, un escaño y 84.615 votos más que en las elecciones de 2010.

La reivindicación de Sánchez-Camacho tiene lugar en un momento en el que dirigentes con responsabilidades públicas confirmaron a Servimedia que "están pensando" presentar una alternativa a la candidatura de Sánchez-Camacho en el próximo congreso regional.

De hecho, no es la primera vez que se ha cuestionado el liderazgo de la actual presidenta regional. Esta misma semana, la líder popular ha sido criticada después de anunciar el martes que la querella de la Fiscalía Superior de Cataluña por el 9-N estaba "prácticamente ultimada" y que tenía "bes muy sólidas", por lo que se formalizaría el mismo martes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris