Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

(Ampliación) El exsuegro de Pujol Ferrusola dice que se le “abrió el cielo” cuando le anunciaron que cobraría el 1% de la venta de unos terrenos

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 12 de noviembre de 2014, 16:30 h (CET)
MADRID, 12 (SERVIMEDIA)



El exsuegro de Jordi Pujol Ferrusola, Ramón Gironés, reconoció hoy al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que trata de esclarecer si su yerno cobró de comisiones de la administración pública, que se le “abrió el cielo” cuando los participantes en la compra de unos terrenos en Hospitalet de Llobregat le anunciaron que le pagarían el 1% del monto de la operación por su mediación ante un funcionario del Ayuntamiento de Barcelona que pudo haber facilitado la recalificación.

Gironés declaraba hoy como imputado dentro de una lista de once personas llamadas por el magistrado. El primero en declarar esta mañana fue el directivo de la constructora Copisa Xavier Tauler Ferré, que respondió por espacio de un hora ante el juez. Según un informe de la UDEF, este empresario habría sido la persona que ideó el sistema de pagos al primogénito de Pujol. Tauler ya fue citado a declarar en relación al 'caso Palau'.

En su declaración afirmó llevar 26 años trabajando en Copisa, siempre vinculado al área de construcción. Reconoció tener una relación personal con Pujol Ferrusola desde hace 40 años y relató que su colaboración comercial comenzó en 2005, siempre a instancias del propio Pujol. Sus negocios dieron inicio con un asunto inmobiliario en Roma.

Durante el interrogatorio reconoció la labor de intermediación de Pujol, aunque fuentes jurídicas indicaron que ha sido vago a la hora de explicarla. Tauler señaló que la colaboración entre ambos sólo tuvo respaldo verbal y que el único documento que existe de ella son las facturas de cobro, sin que haya soporte documental alguno del trabajo realizado, ni contrato por la prestación de esos servicios. Los emolumentos que cobraba Pujol se decidían una vez culminado el contrato en el supuestamente había intermediado.

EN FAMILIA

Tras Tauler, comenzó la declaración de Ramón Gironés, exsuegro de Pujol Ferrusola; Ramón Gironés Riera, su excuñado, y Mercé Riera Anglada, su exsuegra.

El exsuegro de Pujol Ferrusola era en esa época director de Servicios del Distrito I de Barcelona y trabajaba en el Conseill Comarcal de Barcelona de Juventud y Becas de Comedor. Aseguró al juez no tener relación con el negocio inmobiliario, salvo en lo que se refiere a la compra de unos terrenos en Hospitalet de Llobregat por Novensauro Inmobles.

Tras explicar al juez que tenía poca relación con su exyerno, y que su contacto no iba más allá de “comer juntos los domingos”, insistió en que nunca hizo negocios con él y específicamente negó haber hecho negocio con los terrenos de Hospitalet.

Reconoció, sin embargo, haber intercedido ante Xavier Corominas, entonces funcionario en el Ayuntamiento de Barcelona, para propiciar la solución de ciertas dificultades sobre la recalificación que tenía Pujol para culminar la venta.

Ramón Gironés reconoció que se le “abrió el cielo” cuando los participantes en la operación le anunciaron que de culminar la venta, le iban a pagar un 3% del monto total. Con posterioridad, le comunicaron que el 3% era mucho dinero y le ofrecieron el 1% por su mediación, cantidad que aceptó. Gironés aseguró al juez que ofreció a Corominas repartirse la comisión en caso de cobrar. Extremo este que Corominas negó después.

La factura con el pago de ese 1% se libró a nombre de su mujer, Mercé Riera, “por elegancia”, dado qué Gironés trabajaba para una administración pública su gestor fiscal le recomendó que la factura se la hicieran a nombre de su mujer, que nunca estuvo informada estas gestiones y que se limitó a “firmar”.

Su esposa, Mercé Riera, declaró a continuación y se presentó como una mujer dedicada en cuerpo y alma a su familia y completa desconocedora de los negocios de su marido y de su exyerno, al que sólo veía “los domingo para comer”.

Por su parte Corominas declaró conocer a Pujol Ferrusola desde 1988. Negó que Gironés le ofreciera repartir la comisión y declaró haber cobrado del comprador y el vendedor en forma de cuatro cheques por un monto total de 300.000 euros, lo que representa el 1% de la operación.

Por su parte, el excuñado de Pujol declaró al juez no saber nada, pese a ser el administrador de una de las empresas. Según su versión, se limitaba a firmar y asistir a las reuniones pero sin poder decisorio alguno y estimó que fue colocado como administrador de la empresa por confianza personal de su hermana, casada entonces con Pujol Ferrusola.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris