Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

La neumonía mata anualmente a 940.000 niños menores de cinco años, la gran mayoría pobres

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 12 de noviembre de 2014, 12:35 h (CET)
- Unicef destaca que “aún queda mucho por hacer”, pese a la disminución de la mortalidad por esta enfermedad

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)



Alrededor de 940.000 niños menores de cinco años mueren anualmente por neumonía, lo que representa un 15% de las muertes infantiles, según destacó este miércoles el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Con motivo del sexto Día Mundial contra la Neumonía, que se celebra hoy, esta agencia de la ONU destacó que la mortalidad infantil por esta enfermedad ha disminuido en un 44% desde 2000, lo que demuestra la eficacia de las estrategias para derrotarla.

Sin embargo, añadió que “aún queda mucho por hacer” para evitar que cientos de miles de niños mueran anualmente como consecuencia de esta enfermedad prevenible.

“La neumonía sigue siendo una enfermedad muy peligrosa, que mata a más niños menores de cinco años que el VIH/sida, la malaria, las heridas y lesiones y el sarampión combinados”, apuntó Mickey Chopra, jefe de los programas mundiales de salud de Unicef.

Chopra indicó que, pese a la disminución en el número de muertes, la neumonía “sigue causando casi un millón de muertes por año, de manera que no podemos bajar la guardia. El mayor factor de riesgo es la pobreza, y eso significa que tenemos que orientar nuestra labor a todos y cada uno de los niños del mundo, por muy marginados que estén”.

Unicef recalcó que las comunidades rurales pobres registran las cifras más elevadas de muertes debidas a la neumonía y que una de las principales causas de esa enfermedad es la contaminación del aire en las viviendas, de manera que “corren grave peligro” los niños que viven en hogares donde se emplean para cocinar o para la calefacción combustibles sólidos, como la madera, el carbón o el estiércol.

El hacinamiento en las viviendas es otra de las causas de los niveles elevados de neumonía y los niños pobres tienen menos probabilidades de estar inmunizados contra el sarampión y la tos ferina, que son dos causas principales de la enfermedad.

DISPARIDADES EN LAS VACUNAS

Debido a que el diagnóstico y tratamiento tempranos de la neumonía, así como el acceso a la atención de la salud, pueden salvar vidas, Unicef considera “necesario” que las estrategias que se empleen estén dirigidas a las comunidades de bajos recursos.

Pese a que el aumento del empleo de vacunas contra la neumonía, en especial en los países de bajos ingresos, ha logrado buenos resultados en la lucha contra la enfermedad, Unicef comentó que “aún persisten disparidades, incluso en los países con amplia cobertura de inmunización”.

”Para reducir el número de muertes prevenibles debidas a la neumonía es imprescindible eliminar las disparidades en materia de tratamiento entre los pobres y los más acomodados”, dijo Chopra, quien apostilló: “Cuanto antes nos concentremos en las causas y las soluciones ya conocidas, más rápidamente podremos controlar este flagelo para la infancia”.

La División de Suministros de Unicef hizo este miércoles un llamamiento a “los innovadores del mundo para que produzcan medidores de la frecuencia respiratoria mejores y más económicos que faciliten el diagnóstico oportuno de la neumonía, así como su tratamiento inmediato”.

Unicef aseguró que existe un tratamiento simple que ha dado excelentes resultados y que consiste en que agentes sanitarios capacitados de las comunidades administren a los niños enfermos el antibiótico amoxicilina en tabletas de fácil ingestión, como parte de un programa integral de tratamiento individualizado a nivel comunitario.

En este sentido, apuntó que si aumentara la disponibilidad de tratamientos y medicamentos igualmente económicos, se ayudaría a reducir la disparidad en materia de tratamiento, en especial las carencias de los sectores de la población a los que resulta difícil prestar servicios.

También se puede reducir la incidencia de la neumonía con otras medidas simples, como la lactancia materna temprana y exclusiva, el lavado de las manos con jabón, la vacunación y el suministro de micronutrientes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris