Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Amnistía acusa a Israel de “cruel indiferencia” y “crímenes de guerra” en su ataque a Gaza

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 5 de noviembre de 2014, 11:00 h (CET)
MADRID, 05 (SERVIMEDIA)



Amnistía Internacional (AI) denunció este miércoles la “cruel indiferencia” de las fuerzas israelíes en su operación militar denominada ‘Margen Protector’, entre julio y agosto de este año, con ataques dirigidos contra viviendas llenas de familias que, en algunos casos, constituyeron crímenes de guerra.

En un informe titulado ‘Familias bajo los escombros: ataques israelíes a viviendas habitadas’, AI describe ocho casos en los que Israel atacó viviendas familiares en Gaza sin previo aviso con el resultado de al menos 104 civiles muertos, 62 de ellos niños, y revela que la pauta eran bombas aéreas para arrasar viviendas civiles.

“Las fuerzas israelíes han vulnerado abiertamente las leyes de la guerra al llevar a cabo una serie de ataques contra viviendas civiles, mostrando una cruel indiferencia ante las matanzas que con ello provocaban”, dijo Philip Luther, director del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

El informe contiene relatos de supervivientes que describen el horror de escarbar frenéticamente entre los escombros y el polvo de sus hogares destrozados en busca de los cuerpos de niños y seres queridos.

En varios de los casos documentados, Amnistía Internacional identificó posibles objetivos militares, pero afirma que “en todos los casos la devastación de vidas y bienes civiles era claramente desproporcionada frente a las ventajas militares que se conseguían con los ataques”.

“Incluso aunque hubiera habido un combatiente en alguna de estas viviendas, esto no hubiera eximido a Israel de su obligación de tomar todas las precauciones posibles para proteger las vidas de los civiles atrapados en los combates. Los ataques reiterados y desproporcionados contra viviendas indican que las actuales tácticas militares de Israel adolecen de graves deficiencias y son claramente contrarias a los principios del derecho internacional humanitario”, añadió Luther.

“ATAQUES ENORMEMENTE DESPROPORCIONADOS”

En el ataque más sangriento documentado en el informe, 36 miembros de cuatro familias, entre ellos 18 niños, murieron al resultar alcanzado el edificio Al Dali. Israel no ha aclarado el porqué del ataque contra este edificio, aunque Amnistía Internacional ha identificado posibles objetivos militares en él.

El segundo ataque en cuanto a número de víctimas parece haber tenido como objetivo un miembro de las Brigadas de Al Qassam, brazo armado de Hamás, que estaba en el exterior de la vivienda de la familia Abu Jame. La vivienda quedó totalmente arrasada y en el ataque murieron 25 civiles, 19 de ellos niños.

“Independientemente de cuál fuera su objetivo, ambos ataques son enormemente desproporcionados y, con arreglo al derecho internacional, deberían haber sido cancelados o pospuestos en cuanto fue evidente que había tantos civiles en el edificio”, apunta.

AI señala que las autoridades israelíes no han ofrecido ninguna justificación para estos ataques y que su objetivo “eran directa y deliberadamente civiles o bienes civiles. Por tanto, constituirían crímenes de guerra”.

En ninguno de los casos investigados por Amnistía Internacional se dio aviso previo alguno a los residentes de las viviendas atacadas. De haberlo hecho, se habría evitado un número de muertes entre la población civil excesivo en relación con la ventaja militar prevista.

“Es trágico pensar que estas muertes civiles podrían haberse evitado. Las autoridades israelíes deben explicar por qué decidieron arrasar deliberadamente viviendas llenas de civiles cuando tenían una clara obligación legal de minimizar el daño a la población civil, y los medios necesarios para hacerlo”, comentó Luther.

Al menos 18.000 viviendas quedaron destrozadas o inhabitables durante el conflicto. Más de 1.500 civiles palestinos, entre ellos 519 niños, murieron en los ataques israelíes durante el último conflicto de Gaza. Los grupos armados palestinos también perpetraron crímenes de guerra, lanzando indiscriminadamente miles de cohetes sobre Israel y matando a seis civiles (cinco adultos y un niño).

“Ahora lo fundamental es que se rindan cuentas de todas las violaciones del derecho internacional humanitario que se han cometido. Las autoridades israelíes deben dar respuestas. La comunidad internacional debe tomar medidas urgentes para poner fin al perpetuo círculo vicioso de graves violaciones y total impunidad”, concluyó Luther.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris