Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

(Reportaje) Ropa adaptada: moda y comodidad para personas con movilidad reducida

Agencias
@DiarioSigloXXI
domingo, 18 de mayo de 2014, 12:00 h (CET)
MADRID, 18 (SERVIMEDIA)



Con frecuencia las personas con movilidad reducida, en especial los que usan sillas de ruedas, tienen dificultades para encontrar prendas que se adecúen a sus necesidades. Con el fin de ofrecer moda cómoda a este colectivo ha nacido la firma barcelonesa Tribus Ropa Adaptada, mientras que el proyecto europeo Fashion Able inicia su fase de pruebas.

Cerrar las cremalleras y abrochar los botones presentes en la mayoría de las prendas puede constituir un obstáculo insalvable a la hora de vestirse y desvestirse para aquellos que tienen limitada su movilidad debido a una paraplejia, una tetraplejia u otros motivos de salud, o para los que tienen una edad avanzada. También plantea dificultades a sus cuidadores, fisioterapeutas, personal sanitario o de las residencias que les atienden.

A menudo, la ropa que encuentran en los establecimientos que venden moda no se adecúa a sus necesidades, por eso, proyectos como Fashion Able liderado por Predif y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) en España, y empresas como Tribus Ropa Adaptada en Barcelona, de reciente creación, se han propuesto dar una respuesta a personas que tienen necesidades especiales.

Susagna Anelli, una de las fundadoras de Tribus, es fisioterapeuta. Antes de poner en marcha este proyecto trabajaba en una ortopedia donde muchas personas mayores le consultaban si vendían ropa fácil de poner y quitar, un artículo del que su establecimiento no disponía. Para facilitar sus compras a esos clientes, buscó información sobre dónde podrían encontrar ese producto y vio que la oferta era escasa. Por eso decidió comentarlo con Gemma y Èrik, que ahora son sus socios en Tribus, y así lanzaron en 2011 su empresa con el fin de crear moda que facilitara a sus usuarios la tarea de vestirse y desvestirse.

SIN CREMALLERAS NI BOTONES

Su primera colección, que ya está a la venta a través de su página web (http://www.tribusbarcelona.com), está formada por blusas, faldas pantalones y vestidos para mujer, y camisas y pantalones de caballero. Se caracteriza por “haber eliminado todos los elementos que requieren una motricidad fina, como botones y cremalleras, que se han sustituido por otros más fáciles de abrochar, como velcros o gomas. También hemos buscado tejidos cómodos, naturales y lo más elásticos posible”, explica Susagna Anelli.

Por su experiencia como auxiliar de geriatría, Anelli pudo comprobar en primera persona lo difícil que resulta vestir y desvestir a personas dependientes, algo que conocían de primera mano sus socios, que también han estado vinculados con el ámbito sanitario. Por eso, en el desarrollo de las prendas de Tribus, tuvieron “en cuenta que no limitaran los grados de movilidad articular en las mangas y en los tiros de los pantalones, que además de llevar cintura de goma o regulable, incorporan cintas para ayudar a subirlos sin tener que agacharse ni usar las pinzas de las manos”, explica Anelli. “Hemos tenido la suerte de habernos cruzado en el camino con personas con problemas de movilidad y sus cuidadores que nos han podido dar sus opiniones y sugerencias”, añade.

Estos jóvenes emprendedores también se plantean abrir alguna tienda física en el futuro. “Es una idea que nos da vueltas a la cabeza desde el primer día. Somos partidarios de que la gente pueda ir a la tienda para ver y probar el producto de primera mano. Pero también es verdad que Internet es una herramienta muy buena que nos ha ayudado a dar a conocer Tribus, y ahora mismo nos sería imposible, por falta de fondos, abrir un establecimiento, por lo que lo único que vimos factible era hacer la venta directa a través de Internet”, explican Susagna, Èrik y Gemma. Por eso, están buscando distribuidores que puedan ofrecer su producto de forma física en la Península, Baleares y Canarias, y tan pronto como tengan algún acuerdo cerrado en este sentido informarán de ello en el apartado Tu Tribus de su web, “para que las personas interesadas pueda dirigirse a tiendas físicas para valorar y comprar las prendas de primera mano.”

PRENDAS PERSONALIZADAS

Con el mismo objetivo de facilitar la labor de vestirse y desvestirse a personas con movilidad reducida llevan trabajando desde 2011 los investigadores del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) en el marco de Fashion Able. Para ello, han desarrollado un configurador online en colaboración con la firma belga Bivolino, especializada en la venta de camisas a medida a través de Internet. Se trata de un software que permitirá a los clientes, en función de si son parapléjicos o tetrapléjicos, “configurar sus prendas online totalmente personalizadas a sus necesidades”, explica Juan Vicente Durá, investigador de IBV.

Para desarrollar ese configurador, se han tomado medidas a más de medio centenar de voluntarios de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif), “que tenían que cumplir como requisito ser personas con paraplejia o con tetraplejia que utilizaran silla de ruedas manual o eléctrica”, explica Tatiana Alemán, directora técnica de esta entidad. “Por una cuestión de cercanía con el IBV, los participantes en este proceso fueron los socios de Aspaym Comunidad Valenciana, una de las asociaciones integradas en Predif”, añade.

Esos voluntarios les plantearon como principal dificultad cuando utilizan prendas estándar que “no están adaptadas a la posición de sentado”, señala Juan Vicente Durá. El diseño de ropa apropiada para usuarios con movilidad reducida plantea dos problemas, “uno de patronaje, es decir que las dimensiones sean adecuadas, y el segundo de facilidad para vestirse y desvestirse, sobre todo para los que tienen que utilizar bolsas de orina, por ejemplo”, añade el investigador del IBV.

En líneas generales, necesitan “que el cuello, el pecho, el abdomen y piernas estén menos ajustados”, resalta Tatiana Alemán, y para ello, es preciso que las prendas tengan una mayor longitud en las piernas y en la parte posterior de las camisas, jerséis, chaquetas y abrigos, así como aberturas específicas que hagan más fácil ponerlas y quitarlas”, explica Tatiana Alemán. “En cuanto a las formas de cierre también se requieren personalizaciones, ya que mientras una persona afectada de paraplejia puede preferir velcro, cintas elásticas o cremalleras, una con tetraplejia necesita no tener que usar estas últimas”, añade la representante de Predif.

TEJIDOS ESPECIALES

“Debido a que pasan muchas horas sentados, los usuarios de sillas de ruedas también tienen problemas de sudoración y rozaduras”, a lo que en algunos casos se suma “la falta de sensación térmica”, dos factores que se deben “tener en cuenta en el diseño de moda para este colectivo”, explica Tatiana Alemán, que también resalta que “la transpiración figura como una de las principales necesidades, ya que la humedad puede contribuir a la aparición de infecciones. Tampoco debe olvidarse que “el roce entre la ropa y la silla debe evitarse para prevenir la aparición de lesiones o escaras”, y que es “importante aumentar la durabilidad de las prendas en las zonas con más fricción”, señala la experta de Predif.

Por eso, uno de los objetivos principales de Fashion Able es lograr “el confort térmico, la distribución de la presión que se ejerce en cada zona de la prenda, para evitar excesiva fricción y la adaptación a los movimientos del usuario, que puede tener más o menos movilidad, siempre teniendo presente la estética, porque si los diseños no son atractivos, los clientes no querrán utilizarlos”, concluye Alemán.

Para cubrir esas necesidades, los expertos del IBV han creado tejidos especiales en 3D en los que se pueden modificar propiedades como la rigidez y la elasticidad. También se les puede aplicar acabados especiales para hacerlos más transpirables, antibacterianos o repelentes al agua en zonas concretas, que el cliente podrá elegir mediante el configurador online que el centro de investigación valenciano ha desarrollado en colaboración con la empresa belga Bivolino. Es decir, que “en una prenda se puede decidir en el patrón de una camisa, por ejemplo, dar un acabado a la zona del cuello y otro a la de la espalda, con lo que se pretende solucionar problemas de rozaduras o de sudoración. Normalmente, si te compras una camisa con algún tratamiento de este tipo, está aplicado a toda la prenda, pero nosotros hemos desarrollado la posibilidad de que zonas diferentes de la camisa tengan tratamientos diferentes, en función de lo que necesite la persona”, explica Juan Vicente Durá.

Los voluntarios de Predif y de la asociación polaca Ofoonr que participaron en la parte de toma de medidas para desarrollar ese software, lo utilizarán ahora para realizar entre 15 y 25 pedidos a través de una página web en pruebas de Bivolino, donde podrán seleccionar dos categorías, parapléjico o tetrapléjico, distintas opciones de cierre y apertura y los tratamientos especiales de los tejidos que precisen. El objetivo es comprobar si el configurador, las tallas, el patronaje y el sistema de comunicación son adecuados, por eso, los participantes también cumplimentarán una encuesta de satisfacción tras realizar sus pedidos.

A partir de noviembre de este año, o enero de 2015, se prevé que este sistema esté funcionando de modo comercial, tanto a través del portal de Internet de Bivolino, como de aquellas otras empresas textiles que lo quieran incorporar a su actividad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris