Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Un estudio apunta a los vikingos como primeros habitantes de Madeira, cuatro siglos antes de la llegada portuguesa

Agencias
@DiarioSigloXXI
martes, 29 de abril de 2014, 11:56 h (CET)
MADRID, 29 (SERVIMEDIA)



La isla de Madeira podría haber sido habitada por el hombre cuatro siglos antes de lo que se creía hasta ahora, probablemente por los vikingos.

Así lo sugiere un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que mantiene que la llegada del ser humano a estas tierras fue previa al año 1036, cuatro siglos antes de la colonización portuguesa.

Publicado en la revista 'Proceedings of the Royal Society B', los resultados de esta investigación se apoyan en el hallazgo de huesos fósiles de ratones domésticos, que posiblemente habrían llegado a Madeira en barco.

El ADN mitocondrial de estos roedores es muy similar al de los de Escandinavia y el norte de Alemania, y distinto al de los portugueses, lo que apuntaría a los vikingos como primeros colonos de Madeira.

Hasta la fecha se pensaba en los portugueses como los primeros habitantes de la isla, que colonizaron a partir del siglo XIV, puesto que la primera oleada aborigen de hace dos milenios en Macaronesia se habría limitado a las Islas Canarias.

El trabajo, en el que también han participado investigadores alemanes y de la Universidad de La Laguna, ha analizado dos muestras de fósiles encontrados en un yacimiento de Ponta de São Lourenço. Estos han sido datados entre el año 900 y el 1030, mucho antes de cualquier testimonio escrito que acreditase la presencia de ratones caseros en la isla.

Sin embargo, hasta el momento no hay constancia alguna de que los vikingos viajasen hasta la Macaronesia, por lo que las investigaciones deben continuar.

El artículo señala finalmente que la llegada de estos ratones podría haber causado una catástrofe ecológica en la isla, que habría acabado con un gran número de aves y varias especies endémicas. Al no existir sus depredadores naturales, la población de ratones habría crecido rápidamente y supuesto el fin sobre todo de las aves, cuyos huevos y nidos atacaban.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris