Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

El expresidente del ‘banco’ vaticano Ettore Gotti, partidario de investigar si ha habido "traidores" en la Iglesia

Agencias
@DiarioSigloXXI
miércoles, 2 de abril de 2014, 18:51 h (CET)
MADRID, 02 (SERVIMEDIA)



El expresidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el llamado 'banco vaticano', Ettore Gotti Tedeschi considera que la Santa Sede debe saber si ha habido “traidores” para llegar a la polémica que ha afectado al organismo que presidió desde 2009 hasta que fue cesado en 2012 y en el denominado caso ‘Vatileaks’, en el que se le implicó.

En una entrevista adelantada a Servimedia por ‘Vida Nueva’ y que se publicará este viernes en su edición impresa, el expresidente del IOR, confirma que tanto la magistratura italiana, como el cierre del proceso ‘Vatileaks’, el entorno cercano de Benedicto XVI y “los hechos”, dan la razón a su gestión a pesar de las acusaciones que recibió inicialmente.

“Los puntos que se esgrimían en mi cese ahora necesariamente deben ser tratados. Es una cuestión de verdad y justicia que la Iglesia debe preguntarse si merece o no la pena afrontar. ¿Ha habido ‘traidores’ al Papa en su interior? Es algo que la Iglesia debe saber”, dice.

Ettore Gotti también recuerda que el Papa emérito le encargó emprender una serie de acciones que condujesen a la Santa Sede a “una disponibilidad adecuada a la transparencia que los mercados financieros internacionales y los bancos centrales exigían tras el 11-S”. Pero el entonces presidente del IOR encontró “muchas dificultades” para lograr que la Iglesia, como “autoridad moral” también lo fuera “por el modo en que seguía esta nueva disciplina financiera”.

“La Santa Sede no funciona como un banco para terceros, sino que sostiene obras religiosas”, agrega. De ahí que el encargo que le hizo Ratzinger, además de la ejemplaridad, debía lograr la transparencia y defender “la discreción”. Para ello, se propuso que la Autoridad de Información Financiera (AIF), presidida por el cardenal Attilio Nicora, supervisase las leyes contra el lavado de dinero negro.

“En caso de problemas una entidad externa debía referir a una autoridad interna de la Iglesia, el AIF”, para garantizar tanto la independencia como la discreción, añade Ettore Gotti a ‘Vida Nueva’. Al parecer, el Consejo de Europa felicitó a la Santa Sede por estas medidas y comunicó que de seguir por ese camino podría entrar en la ‘White List’.

Pero el entrevistado denuncia que “el énfasis” que el cardenal Nicora y Gotti dieron a los controles internos, “por desgracia, no encontró consenso por parte de muchos” y la AIE pasó a depender de la Secretaría de Estado del Vaticano.

Ettore Gotti, que espera tener una audiencia con Francisco para exponer su versión, manifiesta su “afecto ilimitado” hacia Benedicto XVI, a quien, según el expresidente del IOR, “se le mintió públicamente” porque se decía que “sabía todo” y que era él “quien así lo había querido”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris