Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Casi 780 personas murieron ejecutadas el año pasado, un 14% más que en 2012

Agencias
@DiarioSigloXXI
jueves, 27 de marzo de 2014, 08:29 h (CET)
- Es la segunda cifra más alta de la década y Amnistía Internacional achaca este aumento a Irán e Iraq

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)



Al menos 778 personas fueron ejecutadas en 22 países durante el año pasado, lo que supone un aumento del 14% respecto a 2012, debido al incremento de las penas de muerte acometidas en Irán e Iraq, según el informe ‘Condenas a muerte y ejecuciones 2013’, elaborado por Amnistía Internacional (AI) y hecho público este jueves.

En esta cifra no se incluyen las ejecuciones realizadas en China, que son secreto de Estado, pero Amnistía Internacional cree que miles de personas pasan por la pena capital cada año.

Salvando China, que AI excluye en sus informes desde 2009, tras hacerlo varias veces con cálculos aproximados, las 778 penas capitales consumadas el año pasado es el segundo registro más alto de la última década, sólo por debajo de las 782 de 2007, según pudo comprobar Servimedia de los documentos anuales de esta organización.

Amnistía Internacional señaló que Irán (con al menos 369 ejecuciones) e Iraq (169) se situaron en 2013 en el segundo y tercer puestos de la clasificación de la pena de muerte, sólo por detrás de la hermética China. Por detrás están Arabia Saudí (79), Estados Unidos (39), Somalia (34) y Sudán (21).

En total, el año pasado se llevaron a cabo ejecuciones en 22 países, uno más que en 2012. Indonesia, Kuwait, Nigeria y Vietnam reanudaron el uso de la pena de muerte.

El secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty, subrayó que “los auténticos festines de muerte registrados en Irán e Iraq han sido una vergüenza. Pero los Estados que se aferran a la pena de muerte se ubican a contracorriente de la historia y, de hecho, están cada vez más aislados".

“Sólo un pequeño número de países llevaron a cabo la gran mayoría de esos absurdos homicidios patrocinados por el Estado. No pueden invertir los avances generales ya realizados hacia la abolición”, añadió.

A pesar de estos reveses, Amnistía Internacional recalcó que en los últimos 20 años ha habido una reducción constante del número de países que utilizan la pena de muerte y en 2013 se produjeron avances en todas la regiones.

Por ejemplo, países que habían ejecutado en 2012 no aplicaron ninguna condena de muerte el año pasado, como Gambia, Emiratos Árabes Unidos y Pakistán, donde las autoridades suspendieron de nuevo el uso de la pena capital, y Bielorrusia tampoco ejecutó a nadie, con lo que Europa y Asia central se convirtieron en una región sin ejecuciones por primera vez desde 2009.

“ALGO DEL PASADO”

Por otro lado, Amnistía Internacional destacó que 37 países aplicaban activamente la pena de muerte hace 20 años, cifra que se redujo a 25 en 2004 y a 22 el año pasado, en tanto que sólo 9 países han ejecutado en los últimos cinco años.

Además, hasta el año pasado un total de 98 países habían abolido la pena de muerte en su legislación para todos los delitos, cuando en 2004 eran 85. Y 140 estados lo han hecho en la ley o en la práctica.

“La tendencia a largo plazo es clara: la pena de muerte está empezando a ser algo del pasado. No obstante, instamos a todos los gobiernos que matan todavía en nombre de la justicia a que impongan de inmediato una moratoria de la pena de muerte con miras a abolirla", comentó Shetty.

Entre los métodos de ejecución utilizados el año pasado figuraron la decapitación, la electrocución, el fusilamiento, la horca y la inyección letal, en tanto que se llevaron a cabo ejecuciones públicas en Arabia Saudí, Corea del Norte, Irán y Somalia.

Además, Amnistía Internacional apostilló que se impuso la pena de muerte por diversos delitos no mortales, como el robo, los delitos de drogas y económicos y actos que no deberían ser en absoluto delito, como el "adulterio" y la "blasfemia", mientras que muchos países utilizan la imprecisa denominación de "delitos políticos" para condenar a muerte a disidentes o presuntos disidentes.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris