Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

El TC rechaza que tardar cinco años en retirarle la ‘Parot’ a un etarra sea un “funcionamiento anormal”

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 24 de marzo de 2014, 14:14 h (CET)
MADRID, 24 (SERVIMEDIA)



El Tribunal Constitucional ha rechazado que pueda hablarse de “funcionamiento anormal” en el proceso de cinco años que desembocó en la concesión del amparo al etarra Pello Joxepe Etxeberría Lete, al que se retiró la aplicación de la denominada ‘doctrina Parot’ por vulnerar sus derechos fundamentales.

Los magistrados del Constitucional, reunidos en pleno y encabezados por el presidente de la institución, Francisco Pérez de los Cobos, aseguran que el procedimiento se prolongó durante cinco años debido al “colapso temporal” por sobrecarga de trabajo que sufrió el tribunal, unido a la “extraordinaria complejidad técnica” del recurso.

Para determinar si un procedimiento judicial ha sufrido dilaciones, indica el Constitucional en el auto firmado hoy, no basta con “realizar un cómputo, objetivo y descontextualizado, de la duración del proceso desde su inicio hasta su finalización, sino que, como ha señalado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), deben valorarse las circunstancias concretas de cada caso”.

El Pleno pone de manifiesto, en primer lugar, la “extraordinaria complejidad técnica” del supuesto planteado, que además era “inédito” para el Tribunal. Recuerda también que esa complejidad se puso de manifiesto en la resolución adoptada por el TEDH, que “precisó de la participación de sus dos instancias, amén de un profundo y detallado estudio de la cuestión” para resolver un “supuesto idéntico” (el recurso de Inés del Río contra la ‘doctrina Parot’).

COMPLEJIDAD DE LA ‘PAROT’

El auto advierte finalmente de que el presentado ante el Constitucional por Etxeberria Lete no era un recurso único, sino que “se insertaba en un conjunto numeroso de recursos de amparo” que presentaban situaciones procesales heterogéneas sobre las que “habría de proyectarse la doctrina que se sentase en el primero de todos ellos”, razón por la que fue necesario llevar a cabo un “detallado análisis” para la “identificación y valoración” de cada supuesto. En consecuencia, el recurso del demandante dependía “de una resolución conjunta de todos los recursos de amparo que formaban esa larga serie”.

La revisión de las condenas que se llevó a cabo tras la aprobación del Código Penal de 1995 añadió un plus de complejidad técnica a la resolución de los recursos contra la “doctrina Parot”. De hecho, a partir de la entrada en vigor del nuevo Código Penal, hubo casos en los que se mantuvo el sistema de abono de los beneficios penitenciarios (pese a que el nuevo texto punitivo lo había suprimido) al convertirse éste en el criterio para determinar si resultaba más beneficioso el Código Penal de 1973 o el de 1995.

Solo esa complejidad técnica, que fue la razón determinante que llevó al Pleno a recabar para sí el conocimiento de los recursos contra la ‘doctrina Parot’, permitiría “descartar el anormal funcionamiento de este Tribunal”, afirma el auto dictado hoy.

REPERCUSIÓN SOCIAL

Los magistrados del TC también hacen referencia a “la evidente repercusión social y política del caso”, al tratarse de un recurso de amparo interpuesto “por una persona condenada por gravísimos delitos a extensas penas privativas de libertad que pudiera ser excarcelada en virtud de la decisión que el Tribunal Constitucional adoptase”. El auto analiza también “la actuación del Tribunal” durante el tiempo que duró la tramitación del recurso de amparo del demandante, lapso temporal en el que el Pleno soportó una carga de trabajo “extraordinariamente elevada”.

A esa carga “ordinaria” de trabajo hay que sumar la “coincidencia temporal” del amparo de Etxeberria Lete con el recurso de inconstitucionalidad planteado en julio de 2006 contra el Estatuto de Cataluña, cuya “complejidad técnica” e “importancia social y política exigió del Tribunal numerosas jornadas de deliberación”.

Finalmente, el Pleno tiene en cuenta otros dos hechos: la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) en 2007, “que supuso una sustancial modificación en el estudio, tramitación y resolución de los recursos de amparo, lo que requirió la necesaria adaptación del Tribunal”; y el “extraordinario retraso en la cobertura de la vacante de uno de sus miembros” (en referencia a D. Roberto García-Calvo, cuya plaza estuvo pendiente del nombramiento de su sustituto desde su fallecimiento, en mayo de 2008, hasta 2012).

El Pleno ha rechazado asimismo a través de otros dos autos que se haya producido un anormal funcionamiento del Tribunal Constitucional en la tramitación de los recursos de amparo presentados por José María Pérez Díaz y Juan María Igarataundi Peñagaricano contra la ‘Doctrina Parot’ y cuya tramitación se prolongó durante menos de dos años y medio, el primero, y menos de tres años, el segundo. En los dos casos, también de “especial complejidad”, la duración de la tramitación “no puede calificarse de funcionamiento anormal (…) ya que se corresponde con la duración normal de cualquier demanda de amparo”.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris