Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Nacional

(Ampliación) Suárez. Abierta la capilla ardiente

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 24 de marzo de 2014, 12:02 h (CET)
MADRID, 24 (SERVIMEDIA)



El féretro con los restos mortales del primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, se encuentran ya en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, donde se ha instalado la capilla ardiente.

El cuerpo de Suárez comenzó a ser trasladado a las 10.00 horas desde la Plaza de las Cortes hasta dicho salón por un piquete de honor, integrado por miembros del Ejército de Tierra.

Hasta llegar a la Puerta de los Leones, que sólo se abre en ocasiones especiales y cuya escalinata ha sido cubierta con una alfombra traída expresamente para la ocasión por la Real Fábrica de Tapices, el féretro hizo su recorrido con un redoble de tambores fúnebre.

Detrás de los restos mortales de Adolfo Suárez caminaban con semblante triste sus hijos y sus nietos, ante la atenta mirada de numerosos ciudadanos que se acercaron a las inmediaciones de la Carrera de San Jerónimo para dar su último adiós al primer presidente de la democracia.

El hijo mayor de Suárez llevaba entre sus manos el Toisón de Oro, condecoración que le concedió el Rey en 2007 y le entregó personalmente en su casa en julio de 2008. Aquel día, su hijo Adolfo tomó la famosa fotografía en la que el Monarca coloca su brazo sobre el hombro del expresidente y que ganó el Premio Ortega y Gasset de Periodismo a la mejor información gráfica.

Al pie de la escalinata esperaron la llegada del féretro los presidentes del Gobierno, del Congreso y del Senado, del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Constitucional, Mariano Rajoy, Jesús Posada, Pío García-Escudero, Carlos Lesmes y Francisco Pérez de los Cobos, respectivamente, que se colocaron a la izquierda.

A la derecha se situaron los expresidentes del Gobierno Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Detrás estaban los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado. Además, a un lado estuvieron los portavoces de los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado.

Tras subir las escalinatas de la Puerta de los Leones, el piquete de honor colocó el féretro en el centro del Salón de Pasos Perdidos, al pie una gran cruz dorada. Cinco minutos fueron los que transcurrieron desde el primer redoble fúnebre en la Plaza de las Cortes hasta que el ataúd quedó instalado en dicha sala de la Cámara Baja.

TOISÓN DE ORO

A los pies del féretro, sobre unos almohadones, se colocaron el Toisón de Oro y, a su lado, el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, después de que el Rey le impusiera esta última a título póstumo.

El Rey llegó, acompañado por la Reina y su hija mayor, la infanta Elena, al patio de Floridablanca del Palacio del Congreso de los Diputados a las 10.30 horas, donde fue recibido por los presidentes del Gobierno y del Congreso, Mariano Rajoy y Jesús Posada.

Antes de entrar, Rajoy estuvo hablando primero con el Rey y después con la Reina. A continuación, el Monarca, visiblemente emocionado y apoyado en un bastón, se acercó al hijo mayor de la familia Suárez para hablar con él.

Tras hablar con la familia, expresidentes del Gobierno y miembros del Ejecutivo, así como los Reyes, presentaron sus respetos ante el féretro. Primero lo hicieron, por este orden, José Luis Rodríguez Zapatero, Felipe González y José María Aznar, quienes hicieron una breve reverencia ante el ataúd. Especialmente solemne estuvo González, quien congeló por varios segundos respetuosa inclinación de cabeza.

A continuación desfilaron los ministros y los Reyes. Mientras Alberto Ruiz-Gallardón (Justicia), Jorge Fernández Díaz (Interior), Ana Pastor (Fomento), José Manuel Soria (Industria, Energía y Turismo), Ana Mato (Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad), Fátima Báñez (Empleo) y el presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, optaron por santiguarse.

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, así como los ministros José Ignacio Wert (Educación), Cristóbal Montoro (Hacienda y Administraciones Públicas), Luis De Guindos (Economía y Competitividad) y Pedro Morenés (Defensa) optaron por hacer una reverencia con la cabeza.

EL ADIÓS DEL REY

A continuación, el Rey, visiblemente emocionado y con los ojos enrojecidos por las lágrimas, la Reina y su hija mayor, la infanta Elena, se acercaron al féretro e hicieron una reverencia con la cabeza. Doña Sofía y la infanta mayor además se santiguaron.

Minutos después, el Monarca le impuso el Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, condecoración que tiene por objeto "recompensar a los ciudadanos que, con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la nación".

Tras la imposición, el rey Juan Carlos, la Reina y la infanta Elena inclinaron la cabeza ante el féretro y saludaron uno a uno a todos los miembros de la familia Suárez, a sus hijos y a sus nietos.

Los Reyes y la Infanta estuvieron junto a la familia hasta las 10.55 horas. Entre los asistentes se encontraban también la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Ignacio González, y numerosos diputados y senadores.

Del PNV se encontraban sus portavoces en el Congreso de los Diputados y en Senado, Aitor Esteban y Jokin Bildarratz. El resto de los representantes de este grupo parlamentario se encontraban en el funeral por el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna.

Tras la marcha de los Reyes, los hijos y los nietos de Suárez estuvieron recibiendo los pésames y las palabras de afecto de las numerosas personalidades que este lunes de marzo se acercaron a la Cámara Baja para dar su último adiós a quien fue el primer presidente de la democracia.

ABIERTA AL PÚBLICO

Mientras, los ciudadanos iban formando una fila que comenzó a gestarse a primerísima hora de la mañana, cuando una treintena de personas se apostaron a la entrada de la Puerta de los Leones para dar su último adiós a Suárez.

En torno a las 11.00 horas, la cola de ciudadanos que esperan poder despedirse del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez rodeaba todo el edificio del Congreso de los Diputados, donde está instalada la capilla ardiente, que se abrió al público a las 12.00 horas.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris