Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

    
Sociedad

Liberado en Sevilla un menor chino que fue secuestrado por compatriotas

Agencias
@DiarioSigloXXI
lunes, 31 de enero de 2011, 17:58 h (CET)
MADRID, 31 (SERVIMEDIA)



La Policía Nacional ha liberado en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira a un menor de nacionalidad china que había sido secuestrado por cinco compatriotas, que torturaron psicológicamente a su víctima.

Según informó la Policía, el joven, que fue raptado a punta de pistola cuando se disponía a cerrar el negocio familiar, permaneció retenido durante cuatro días. Los captores exigieron al padre del menor el pago de 500.000 euros para su liberación.

El dispositivo policial desplegado culminó con su arresto en el lugar donde acordaron el cobro del rescate y en las inmediaciones del inmueble donde custodiaban a la víctima.

Los familiares del menor contactaron con los especialistas de la Policía Nacional tras recibir una llamada telefónica en la que un individuo, que hablaba en chino mandarín, que solicitaba el pago de medio millón de euros a cambio de la vida de su hijo.

En otra llamada, fue la propia víctima quien dijo a su padre que le estaban apuntando con dos pistolas y que si avisaban a la policía, le matarían. De manera inmediata se activó el protocolo establecido para la resolución de este tipo de delitos y un equipo especializado de negociadores se hizo cargo de la investigación.

VIGILANCIA PREVIA

Las primeras pesquisas apuntaron a que uno de los secuestradores había vigilado desde un automóvil esa misma noche y durante los días anteriores las inmediaciones de la nave industrial de la familia. Los investigadores trataron de localizar el vehículo en los domicilios que le constan a su propietario, otro empresario también de nacionalidad china.

Mientras se efectuaban todo tipo de indagaciones por parte de los agentes sobre la ubicación del coche, las llamadas de presión se repetían todos los días. Los secuestradores durante el transcurso del cautiverio incluso amenazaron en numerosas ocasiones con mutilar al raptado.

La noche en la que se produjeron las detenciones, los captores exigieron al empresario, padre del menor, una primera entrega de 300.000 euros y le indicaron que se dirigiese a un lugar concreto de la ciudad de Sevilla. Desde allí le dieron instrucciones durante más de cinco horas hasta que, finalmente, acordaron la entrega del dinero en un polígono industrial de la zona.

En ese mismo momento se procedió al arresto de uno de los raptores que pretendía huir con la bolsa del rescate. Otro de ellos, que intentó darse a la fuga, fue alcanzado instantes después. De forma paralela los investigadores habían establecido un amplio dispositivo de vigilancia en las inmediaciones de un domicilio de la localidad hispalense, donde se sospechaba podía encontrarse el rehén.

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris