Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Desde el parqué

El miedo cambia de bando

Carmen Tomás Carmen Tomás
domingo, 17 de noviembre de 2019, 08:01 h (CET)
MADRID, 16 (OTR/PRESS)El preacuerdo de Gobierno firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha desatado el miedo. El mero hecho de su firma, aún cuando no está cerrada ni la investidura, ni la formación de un Gobierno y un programa, logró que la bolsa y la prima de riesgo entraran en pánico. Los sectores que más han sufrido, y lo seguirán haciendo, son los que pueden sufrir decisiones que ya se advertían en los programas electorales tanto del Partido Socialista como de Unidas Podemos.

Pero, no sólo la bolsa o el coste de la deuda han experimentado esta primera semana el miedo a la regulación o los mayores impuestos que se avecinan. Los empresarios, los autónomos, los ahorradores sienten en el cogote el aliento de medidas, como los cambios en la reforma laboral o en los precios de los alquileres y de la energía, que recortarán su competitividad, aumentarán sus costes y que sobre todo minarán su confianza. Traducción, más paro y menos empleo.

Me atrevería a decir que ningún sector se libra de la percepción de que un gobierno de izquierda radical como el que se avecina, si finalmente consigue los apoyos, será letal para una economía que ya muchos pronostican que este cuarto trimestre apenas crecerá un 0,2%, con una deuda de 1,2 billones de euros y un déficit en las cuentas públicas que no va a cumplir los objetivos marcados por Bruselas.

No hace tanto, Pablo Iglesias se jactaba de que su llegada a la política iba a conseguir que el miedo cambiara de bando. Pues en esas estamos. Muchos empresarios y familias buscan ya cómo adelantarse a un panorama que pinta realmente mal. Un escenario de más gasto público, gran inseguridad jurídica, altos impuestos y mayor tamaño del Estado. Todo lo que una economía moderna, que además pasa por un mal momento, no necesita.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Masturbarse en catalán

Cuando el Cid era republicano

El embajador de Inglaterra

La debilidad de Sánchez

Reuniones públicas, acuerdos secretos en privado

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris