Quantcast
Diario Sueldos Públicos El Viajero Display Tienda Diseño Grupo
jueves, 31 de julio de 2014. Actualizado a las 11:21 h.
Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
    
Columna de opinión
Esto es una guerra.
Carlos Carnicero Carlos Carnicero
martes, 18 de septiembre de 2012, 12:00
  |  Comentar
MADRID, 17 (OTR/PRESS) La primera víctima de la guerra es la verdad. La segunda, la población civil, los ciudadanos comunes. No hay sangre en las aceras. Las tragedias se esconde detrás de los muros de cada casa. Los generales siguen mandado tirar las bombas desde sus despachos. Hablan con autoridad impostada de los grandes sacrificios que ellos nunca se aplicarían. Mandan los militares de la economía. Sus divisiones tienen forman cibernética de ordenes instantáneas. No respetan la convención de Ginebra de una sociedad democrática. No se hacen prisioneros porque habría que alimentarlos. Tampoco los ejecutan: los dejan a la marea de los recortes. Siguen rompiendo vidas, destrozando sueños, aniquilando derechos. Afirman que es por nuestro bien, que deciden lo mejor para España. ¿De qué España están hablando?

Me levanto por la mañana e inspecciono el ciberespacio en busca de un proyecto transitable. Solo encuentro dogmas. Pensamiento inducido por repeticiones machaconas. Hay que pagar lo que se debe. No podemos gastar más de lo que ingresamos. Hace falta un inmenso sacrificio colectivo. Igual que en el desembarco de Normandía. Los muertos eran bajas, los parados son solo una carga social. Los desahucios son órdenes judiciales. Los pensionistas son solo una estadística insoportable. Todavía no nos han dicho que vivimos demasiado para ser tantos. Bueno, lo han insinuado.

La criminalización se universaliza: funcionarios, parados, inmigrantes, pensionistas. Existir se está convirtiendo en un incordio para las cuentas de la seguridad social. Los parados tendrán que ir al monte incendiando para purificar su falta de trabajo. Los jóvenes, estos jóvenes que ni estudian ni trabajan. José Ignacio Wert piensa que estudia demasiada gente. Y además, casi ninguno es de familia conocida.

El mantra que quizá más me irrita es la consideración de que las empresas privadas pueden pagar millones de euros a sus ejecutivos. Lo público apesta, hay que privatizarlo. El cielo está lleno de palabras huecas, de eslóganes sin contenido. Rajoy no puede hacer otra cosa que lo que le impone la realidad. Quizá la resistencia tendría que haber trabajado para los alemanes.

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas
El Molt honorable y el deshonor
Cambio de planes y previsiones
La extraña miopía colectiva
Hay que decir adiós a la vieja historia
La tentación despótica del nacionalismo
  Vídeos de actualidad
 
Quiénes somos  |   Qué somos  |   Contacto  |   Aviso Legal  |   Creative Commons  |   Entidad adherida a Confianza Online  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |   Comprar naranjas online
© Diario SIGLO XXI - Diario digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris