Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Elecciones cuyo resultado se conoce de antemano

Andrey Grozin
Redacción
sábado, 22 de octubre de 2005, 00:45 h (CET)
Las elecciones de turno del presidente de Kazajstán serán las más tranquilas y predecibles de las que se celebran este año en el territorio de la CEI. Los pretendientes son 12, pero de hecho está predeterminada la victoria del actual presidente Nursultán Nazarbaev, así como falta por completo toda intriga electoral.

Al analizar la dinámica de los ánimos electorales de los últimos dos años, los sociólogos kazajos independientes de las autoridades señalan que el estable electorado de Nazarbaev, que va a votar a favor de éste en cualquier caso, llega a un 55-60 por ciento. El de la oposición no excede un 7-10 por ciento, además, a su núcleo ideológico le corresponde sólo un 2 ó 3 por ciento. Esta parte del electorado no representa en sí un todo único y se subdivide en grupos, que van a dar sus votos a distintos políticos de la oposición. Es imposible convencer a ese 2 ó 3 por ciento votar por un candidato, aunque éste sea tres veces "único".

La lucha se desarrollará por ganar a ese 25-30 por ciento de los electores que todavía no han tomado la decisión y están esperando a que les convenzan: primero, que ellos acudan a las urnas y, segundo, que den sus votos por uno u otro candidato. Pero como muestra la práctica, la mayoría de quienes toman decisiones en el último momento votan a favor del Jefe de Estado existente.

En cuanto a los guiones revolucionarios del cambio del poder, en Kazajstán éstos carecen de perspectivas hoy día. Teniendo a su lado a bulliciosos vecinos meridionales, Kazajstán semeja ser un "bastión de la estabilidad". Desde hace tres años en la república se registra un crecimiento económico más rápido que en Rusia. La demanda mundial récord sobre las materias primas kazajas le ayudó al país a llegar a ser en 2004 uno de los primeros en el espacio postsoviético que excedió el nivel de su PIB registrado en 1990.

Los dirigentes republicanos, conscientes de que los métodos de fuerza no valen solos para prevenir la propagación de los ánimos radicales, centran su atención en la esfera social: fueron aprobados numerosos programas ambiciosos de modernización de la enseñanza pública y la sanidad, de reconstrucción del sector agrario, etc. A diferencia, por ejemplo, de Kirguizia de la época de Askar Akaev, para esos fines se destinan cuantiosos recursos financieros.

El "factor petróleo" también contribuye a fortalecer las posiciones del actual poder. Según datos hechos públicos por la compañía BP a finales de 2004, a Kazajstán le pertenecen el 3,3 por ciento de las reservas mundiales de petróleo. La república ocupa el segundo lugar, después de Rusia, entre los países de la CEI en su extracción. No tiene nada de extraño por ello el inmenso interés hacia Kazajstán por parte de las compañías petroleras rusas. A diferencia de Rusia, cuyas posibilidades de exportación se ven restringidas por la capacidad de sus tuberías, Kazajstán tiene previsto triplicar sus suministros y haber alcanzado el nivel de 3 millones de barriles al día hacia 2015.

Es obvio que en el futuro próximo no cabe esperar la caída de los precios de hidrocarburos. Ello le garantiza a Kazajstán no sólo una situación normal en las próximas elecciones presidenciales. Se puede afirmar con pleno fundamento que la "almohada petrolera" es uno de los avales políticos que va a funcionar con eficacia durante más de un año.

Otra circunstancia importante consiste en que la sociedad multinacional y pluriconfesional kazaja muestra una envidiable firmeza ante cualesquiera ideas radicales. Durante los años que lleva existiendo el Kazajstán independiente se registra invariablemente la siguiente tendencia: a toda su población del habla rusa y también a una parte considerable de los kazajos les sigue pareciendo atractiva la idea de integración en cualesquiera formas con Rusia y otros países de la CEI. La mayoría de la población no acoge bien los valores occidentales, los peores ejemplos de los cuales siguen inculcando con insistencia los medios noticiosos locales (la situación es casi idéntica a la que existe en Rusia). El colectivismo, la orientación a los valores tradicionales, la prioridad de lo espiritual sobre lo corpóreo: estos son rasgos sustanciales de la sociedad kazaja. En los kazajos y los rusos de Kazajstán prevalece la mentalidad eurasiática, que rechaza las prioridades culturales occidentales americanizadas. Precisamente por ello, las autoridades y la oposición siempre se veían en un mismo campo cuando se trataba de elaborar una política exterior. Al propio tiempo, las autoridades actuales, al tener en sus manos las palancas de dirección del país siempre le ganan a la oposición, demostrando la aspiración a la integración en todos los niveles.

Debido a las características señaladas de la mentalidad que prevalece en la sociedad kazaja, la oposición democrática radical orientada a Occidente no tiene caldo nutritivo para su crecimiento. Es probable que durante la campaña electoral la oposición intente organizar actos masivos, pero por su envergadura éstos no van a ser comparables con aquellos que se desarrollaron en Ucrania.

En vísperas de las elecciones presidenciales Kazajstán tampoco tiene serios problemas en el ámbito mundial. El organizador y patrocinador principal de la "democratización en alfombra" del mundo, EE UU, se ha atascado en Iraq y Afganistán, se encuentra azotado por calamidades naturales, vive un período de turno de dificultades económicas y después de la desintegración de los regímenes "revolucionarios" de Kíev y Bishkek se encuentra desorientado. Mientras que las iniciativas kazajas del año en curso, en particular la reunión en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai celebrada en Astana, han fortalecido mucho las posiciones de Kazajstán en la palestra internacional.

Kazajstán vincula serias esperanzas económicas con el aumento del comercio en el marco del Espacio Económico Único, con participación de Rusia, Bielorrusia y, probablemente, Ucrania. Lo de cifrar las esperanzas en el EEU, la iniciativa de la fundación del cual se debe precisamente a Nazarbaev, convierte a Kazajstán en el principal consocio de Rusia en el espacio postsoviético.

____________________

Andrey Grozin es jefe del sector de Asia Central y Kazajstán del Instituto de los Países de la CEI, para RIA "Novosti".

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris