Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   Cataluña   -   Sección:   Opinión

Cataluña en la encrucijada

Hoy la juventud catalana se siente con derechos porque se le ha hecho ver que eso es así y que la independencia era posible
Jesús  Salamanca
jueves, 1 de febrero de 2018, 06:46 h (CET)

La cuestión catalana se la han tomado como un juguete, sobre todo desde el independentismo. Ya se sabe que los juguetes se rompen, sobre todo, por dos motivos: porque se juega mucho con ellos o porque se hace mal uso de los mismos al jugar. Bien es verdad que ya no es solo el independentismo sino otros partidos lo que juegan mal con Cataluña, además del propio Carles Puigdemont y su tropa de seguidores.


Respecto al independentismo puro y duro, está claro que ha calado entre los más jóvenes, dada su baja formación y capacidad de análisis de la realidad. Es el resultado de un adoctrinamiento que, durante años, se ha llevado a cabo sin control; desde el Gobierno central no se han atrevido a cortar semejante abuso: unas veces porque se pactaba con el nacionalismo --éste se sentía con derecho a pernada y así lo hacía, sabedor de que el Gobierno nada intentaría-- y otras porque se hacía la vista gorda, sin más, pensando que nunca se llegaría al punto al que se ha llegado. Hoy la juventud catalana se siente con derechos porque se le ha hecho ver que eso es así y que la independencia era posible, mejorarían considerablemente las condiciones de Cataluña y en esa comunidad autónoma se viviría como en el país de Jauja. La mentira tiene patitas cortitas: miles de empresas han iniciado un camino que no tardará en dar resultados negativos.


En lo que se refiere a los demás partidos, el juego comenzó con CIU y sus locos pactos, a los que siguieron otras formas de pernada como el obligatorio 3%. Descompuesta CIU, sus integrantes se repartieron entre JuntxCat, JuntsperSí, PSC y todo un conglomerado de siglas difíciles de entender, aunque todas esas formaciones conducían a un pensamiento común y a una aspiración igual: lograr la independencia. En unos casos --los más incultos-- se lo tomaron en serio, mientras que otros lo hicieron con el freno de mano echado por si acaso. El desenfreno total llegó con la corrupción de partidos, además de la propia de la familia Pujol: ésta se había cobrado la pernada por engañar a la ciudadanía durante décadas y por dar la cara por Cataluña, incluso cuando no era necesario. Con ellos, la Justicia se ha quedado a mitad de camino, al menos a día de hoy y es una de las causas de la poca credibilidad que tienen los jueces en España

Y si el empuje de independentistas y formaciones varias no ha acabado de surtir el efecto deseado, ahí están otras organizaciones proindependentistas, como Òmniun y ANC. Han demostrado ser el estilete y la avanzadilla violenta de un mal entendido catalanismo. Se han sentido sobrados y con derechos a hacer y deshacer en Cataluña; incluso no han rehuido violentar a la ciudadanía para atacar frontalmente a la Guardia Civil y a la Policía Nacional. Es más, no han faltado quienes dicen que fueron sus líderes --junto con Forcadell y Rovira-- quienes sacaron a la luz aquello de que "Cataluña necesita un muerto para echárselo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado". Cierto es que no están en prisión por repartir caramelos y mucho menos por fomentar la paz, la convivencia y el orden.


Hoy, Òmniun Cultural, nada tiene que ver con aquella aspiración que causó cierto temor entre los franquistas de los años sesenta. Inicialmente había nacido para promocionar la lengua y la cultura de Cataluña, fomentar la educación desde una perspectiva pacífica y de convivencia y eliminar cualquier fractura social, además de defender todo derecho propio de Cataluña. Los hechos demuestran que no se han quedado en la buena intencionalidad; han derivado hacia la violencia, el fomento del odio en la ciudadanía y la consistente fractura social en el ámbito catalán.


Todos han perdido el tiempo. Pero lo peor de todo es que se lo han hecho perder a los demás. Hoy Cataluña parece que vive solo para escuchar a diario las bufonadas de Puigdemont, el falso arrepentimiento de los "Jordis", las estupideces de Rull y Turull, el odio hecho violencia de Pilar Rahola, las sandeces de la "ternerilla" Rovira (ERC), la actitud "meapilas" de Oriol Junqueras y, ahora, desde hace unos días, el casos y desorientación del nuevo presidente del Parlamento catalán, Ferrán.


Mientras todo eso acontece, da la impresión de que no hay problemas que resolver ni en Cataluña ni en España. Y ahí estamos.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sss..., Soraya Sáenz de Santamaría y el alcalde de León

Era el sonido, sibilante y de aviso, que corría en el Hotel Ritz de Madrid entre los periodistas

Cinco recomendaciones

Cinco libros editados de poesía durante el pasado año, incluye autores que empiezan, otros más consagrados, además de poesía visual, femenina y de sorpresa

Millán-Puelles

Antonio Millán-Puelles es un filósofo español que ha destacado en el panorama filosófico hispano

Las obras de Aurora Peregrina Varela Rodríguez donadas a Santa Minia de Brión y Santa Clara en Santiago

Escribo aquí mi testamento. Un avance del mismo, claro

Quisicosas de la política nacional

“El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” Winston Churchill
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris