Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

Estos políticos son un problema

Víctor Corcoba Herrero
Víctor Corcoba
sábado, 22 de octubre de 2005, 00:45 h (CET)
Estos políticos españoles son un verdadero problema. Nos alarman hasta meternos el corazón en un puño. Pasan de entenderse. De aceptarse. Se soportan mal y se acusan como niños caprichosos. Suelen apasionarse con pocas luces y los bolsillos vacíos de moralidad. Es lo normal, cuando se pone la afiliación política por encima de la coherencia social y del sentido común. La corrupción está a la orden del día. Toda una desgracia. Así no se puede injertar conciencia social. Algunos, verdaderos malvados, disfrazan sus intenciones con argumentos que son una auténtica guinda. Hablar es fácil, tan sencillo como alardear de poder y relamerse de gusto. Obrar en la verdad es otra cosa, cuesta una vida y vale un corazón.

Los políticos, más vividores que servidores y más mediocres que sabios, saben que teclas tocar para encender pasiones y sonrisas bobaliconas. Por algo nacieron los asesores de imagen. Para llevarnos a su huerto. Al amén, por unas migajas. Pero, ¡ojo, al dato! Cuidado con la manipulación de los sentimientos innatos, con el lenguaje y las semánticas, con el anuncio de caramelos. Los engaños al final pasan factura y expiden justicia. La prosperidad requiere acciones educativas y educadoras, cultivos honestos y cultivadores unidos, gobiernos que eviten la demagogia y ordenen prioridades. Las cosas no funcionan tan bien en este país como se dice. Para empezar, lo he dicho muchas veces, cada día es más complicado que a uno le dejen vivir según su conciencia. En parte, por culpa de estos dioses humanos que pretenden dirigirnos la vida a su antojo y manera. Han desterrado de su agenda la concordia, la conciliación y la cordialidad, la unidad. Qué pena.

Aquella política que discordia no tiene sentido. Por poner un ejemplo actual: No sólo Cataluña tiene rasgos característicos de nación desde un punto de vista cultural, de percepción propia, de historia, también cada provincia. Más todavía, cada pueblo de España. Llevarlo hasta el extremo, genera egoísmo y rupturas innecesarias, a corto plazo violencias entre frentes y fronteras, cuando lo que debe espigar es el espíritu de solidaridad entre nacionalidades y regiones. Pónganse de acuerdo los políticos, promuevan unas comunidades autónomas más humanas, derrochen menos y humanícense junto a las crecientes bolsas de marginados que subsisten con hipotecas y tarjetas de plástico. Realmente son un problema estos políticos, enfrascados unos contra otros, enrolados en la contradicción perenne y en el derroche continuo. Claro, luego pasa lo que pasa. Los juzgados no dan abasto a poner en orden el desorden de estos legisladores que promulgan contra natura y contra todo principio responsable. Que calvario. Veo que la ciudadanía empieza a no dar crédito a estos desvergonzados mandamases. Y eso, por si mismo, ya es grave.

Noticias relacionadas

Rivera y Sánchez como síntoma

¿Que la resolución colectiva puede generar una situación parecida a la actual?

Zapatero y Colau, dos seres peligrosos que van por libres

España y Cataluña les deben a ambos los problemas a los que los españoles vamos a tener que afrontar

Nadie se puede hacer en soledad

“Discriminar siempre es inhumano”

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris