Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Cataluña   -   Sección:   Opinión

Resbalón gubernamental y contubernio entre TV3, Rahola y Vestringe

O España despierta de esta tolerancia contemplativa con el nacionalismo extremista catalán o, su futuro, se presenta cargado de lúgubres pronósticos respecto a su supervivencia como nación unida
Miguel Massanet
lunes, 29 de enero de 2018, 06:58 h (CET)

Es evidente que, dentro del partido del Gobierno, existen graves discrepancias que, no obstante, intentan que no sean de conocimiento público y también lo es que, la señora Soraya Sáez de Santamaría, está jugando sus bazas para auto designarse como la sucesora natural del señor Rajoy en la presidencia del PP y del país. Ambas circunstancias se pueden calificar de muy preocupantes, al menos para los que durante años hemos sido simpatizantes del PP que vemos, consternados, como se vienen cometiendo equivocaciones motivadas, en la mayoría de casos, por el retardo en tomar decisiones ante situaciones que, desde un principio, ya se anunciaban como trascendentales para España y su unidad. En primer lugar, ya vienen siendo demasiadas las cuestiones en las que don Mariano Rajoy se viene columpiando. Se le nota tenso; su sonrisa, ya de suyo de aspecto fingido y artificial, se ha convertido en un tic metálico, que viene utilizando como recurso cada vez en que se encuentra en una situación complicada; su habitual calma, serenidad, inmutabilidad y sosiego parece que, últimamente, le vienen abandonando dando la impresión de que está en una continua carrera para coger el autobús que se le escapa. Son muchos los frentes que el PP tiene abiertos y el de la corrupción no es el menor de ellos, precisamente en un momento en el que la trama de corrupción del PP valenciano parece que ha entrado en una fase de extrema ebullición.


Es por ello que, antes de entrar en el tema que queremos comentar en este escrito, vamos a formular una queja al actual equipo directivo del PP que, al parecer, se va dejando arrastrar por una ambiciosa, excesivamente aventurada y demasiado creída en sus posibilidades como gestora de la política española, la señora Sáez de Santamaría que, habiendo fracasado estrepitosamente en la misión que se le encomendó en Cataluña referente a buscar apoyos y conseguir acuerdos con la burguesía catalana, algo que, como se ha demostrado por lo sucedido después, no consiguió y, aún más, la dejó en una situación sumamente desairada. Ahora se ha visto obligada a intentar reparar el descrédito que le produjo aquel intento, pretendiendo tomar el protagonismo en la batalla jurídica que, el Gobierno, está llevando a cabo en contra de las pretensiones del expresidente de la Generalitat, señor Puigdemont; presentando un recurso ante el TC para que este alto tribunal decidiera tomar unas medidas cautelares para impedir su investidura, anunciada para el próximo martes día 30 de enero. Pensó que, como es habitual en estos casos, el Consejo de Estado avalaría el recurso. Se topó con un informe, no vinculante, en el que se compartían los argumentos del recurso, pero no la oportunidad de presentarlo antes de que se cometiesen los actos, en virtud de los cuales se debería rechazar la candidatura del señor Puigdemont.


No ha sido un palo grave, pero sí lo suficientemente inesperado para que los separatistas ya hayan sacado partido del informe, cargando en contra de la anticipación del gobierno del PP y acusándolo de pretender influir en el TC en contra de lo que, según ellos, es un “derecho democrático que le corresponde al pueblo catalán” tal y como ya argumentaron ante aquel simulacro de consulta del 9-N del 2014. Lo peor ha sido el que, aunque se haya suspendido el acto del martes 30, se haya abierto la posibilidad de que, si el señor Puigdemont se personara en España podría ser investido, ya que no está incapacitado para ello; aunque sobre él pesen imputaciones por delitos de suma gravedad. De hecho, como era fácil adivinar qué ocurriría, parece que el candidato ya ha anunciado que pedirá permiso al magistrado Pablo Llarena para que le permitiera asistir personalmente al Parlamento Catalán. ¿Qué posibilidades hay de que el juez otorgue este permiso? Seguramente pocas, si es que se toma en cuenta las posibles alteraciones de orden público, manifestaciones y actos de adhesión que, con toda seguridad, se programarían para darle al acto de la investidura un carácter reivindicativo, que les sirviera de propaganda de la causa, especialmente de cara al exterior.


Sin embargo, se está produciendo en este proceso separatista de Cataluña, a pesar de la teórica (en realidad, aparte de la destitución de las antiguas autoridades autonómicas implicadas en los actos separatistas, y de la sunción de la presidencia de Cataluña por la señora vicepresidenta, poco más se ha notado de la intervención estatal) aplicación del Artº 155 de la Constitución, una auténtica permisividad y tolerancia por parte del Estado español, respecto a determinados actos, reuniones, propaganda, manifestaciones públicas y tertulias televisivas, que constituyen, de hecho, una alteración grave, insidiosa, sectaria, levantisca y revolucionaria de la legalidad vigente, y un ataque a España y a sus instituciones, sin que parezca que tales infracciones sean tenidas en cuenta, reprimidas, prohibidas y, en su caso, sancionadas si el contenido de tales infracciones lo justificase. Ejemplo: un programa de TV3 catalana, de la tarde noche del día de ayer, 27/1, al que asistían como invitados, entre otras personas, la problemática y sectaria señora Rahola y al que, más tarde, acudió este personaje que, de tanto en tanto aparece, en los momentos menos adecuados y que, su camaleónica trayectoria vital nos lo presenta como una persona de fácil cambio de opinión, amargado y fácilmente manipulable, ambicioso y ávido de destacar, algo que no ha conseguido a pesar de llevar intentando conseguirlo durante un puñado de años.


No entendemos todavía como no haya habido fiscal que haya decidido abrirle expediente a esta recalcitrante separatista catalana (de ello ha hecho su medio de vida, como tantos otros que, de no ser por declararse como progres, independentistas, defensores de causas perdidas o antisistema, nadie los conocería y, con toda seguridad, se estarían ganando la vida haciendo gacetillas sin importancia.) por la forma descontrolada que tiene de expresarse contra España y los españoles, a los que no duda en insultar, menospreciar, calumniar o injuriar en la persona de sus instituciones, políticos o gobernantes, a los que considera culpables de no respetar “la voluntad democrática catalana”; sin tener en cuenta que, en verdad, quienes han traicionado, despreciado y vulnerado las leyes democráticas de una nación ejemplo de democracia, son ellos mismos con sus intentos de conseguir romper la unidad de España, despreciando la Constitución y buscando el enfrentamiento, no sólo con el resto de las tierras de la nación española, sino con los propios ciudadanos de Cataluña que no participan de sus deseos de romper con aquellos con los que han venido compartiendo historia, victorias, cultura, comercio, penurias y todo aquello que contribuye a hermanar al pueblo de una nación.En cuanto a Jorge Vestringe, un viejo conocido de los simpatizantes de Alianza Popular, siempre se ha caracterizado por su falta de madurez política, pese a ser catedrático de Ciencias Políticas, lo que no evita que siempre se haya supervalorado y ello ha sido, con toda seguridad, lo que le hizo alejarse de los populares para irse al polo opuesto del arco político donde, por cierto, tampoco consiguió destacar de entre las medianías que forman parte de estos partidos, como el Comunista, que han ido vegetando desde que la democracia entró en España de mano de don Torcuato Fernández Miranda y de don Adolfo Suárez. La IU del señor Garzón, tuvo que aliarse con los de Podemos, porque se encontraron desplazados por este comunismo de nuevo cuño, bolivariano, que el señor Pablo Iglesias y sus compañeros Errejón, Monedero y Echeñique, apoyados económicamente y políticamente con el autócrata Maduro para que intentaran desestabilizar la nación española, durante un tiempo, estuvieron a punto de conseguir y que, por causa de sus graves errores, incontinencia, apresuramiento e impaciencia, no consiguieron que sucediera.


Hoy en día el señor Vestringe ha entrado en caída en picado en cuanto a su proyección política, lo que queda demostrado cuando para que se oiga hablar de él ha de prestarse a asistir a programas de tan baja estofa y escaso rigor como los que programa la emisora separatista de la comunidad catalana; donde todos los que intervienen en sus diversos programas son defensores, a ultranza, de la forma más extremista y radical del separatismo catalán. Lo que, como es fácil de deducir, y más si se escucha como desbarra y falta a la verdad la cabecilla republicana, señora Rahola, de la que más se oye a hablar, el remedo de la tristemente famosa Dolores Ibárruri, “La Pasionaria”, de quien se dice que tuvo mucho que ver en el asesinato de don José Calvo Sotelo, en tiempos de la Segunda República y el Frente Popular.


En todo caso echamos de menos, en este país en el que se ha convertido nuestra España, un regreso a los tiempos en los que el Estado mantenía el Estado de Derecho, utilizando todos los métodos a su alcance para combatir todo tipo de criminalidad y donde ninguna parte de España, aunque lo intentaron los asesinos de ETA, en el País Vasco, se atrevieron a lo que, en estos días, unos despendolados catalanes, imbuidos de un odio y un rencor hacia España y el resto de españoles, están intentando conseguir, utilizando para ello todas las martingalas posibles, desgajar de nuestra nación este pedazo insustituible de nuestra nación sin tener en cuenta la opinión del resto de ciudadanos del país que no comulgan con semejantes disparatados propósitos.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, estamos viendo cómo, aplicando la intervención en la autonomía del 155, se siguen incumpliendo las leyes y la Constitución por parte de grupos de separatistas que intentan involucrar en sus maquinaciones al resto de los catalanes; usando para ello los medios de comunicación catalanes y, entre ellos, la TV3 y el Diario de Cataluña, dos de los más señalados medios que atentan en contra de España y de su unidad.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris