Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una bandera, un himno, otra mofa

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 20 de octubre de 2005, 23:38 h (CET)
La República francesa recientemente ha legislado sobre la inclusión del aprendizaje de la marsellesa -su himno nacional- en los programas de educación y enseñanza. Si bien el chovinismo podría justificarlo, es por el contrario, que el amor a una nación, lo refleja mejor el estremecimiento de corazón cuando suena el himno nacional. Música y letra, cuyos valores son los que transmiten los derechos y libertades que defiende la civilización occidental, y el país donde reside su pueblo. Un pueblo que no ama a su himno, no defiende sus valores. Un líder que no lo respeta, no es líder del pueblo que lidera.

Con luz y tecnología de la información, hemos asistido a un nuevo desprecio a nuestro himno nacional, por los máximos dirigentes de España y Cataluña. Ante el respeto del francés Dominique Villepin, Maragall y Zapatero charlaban y reían, mientras sonaba el himno de España. Otra burla y otra mofa de quienes representan al pueblo por la legalidad, de la que ellos mismos se carcajean. Quién no respeta el himno de un pueblo, no respeta a ese pueblo. Quién no respetó la crucifixión de Cristo nuestro Señor, pisoteó a los cristianos. Estas personas deben poner el cargo encomendado a disposición del pueblo que traicionan, para que sea ese mismo pueblo el que decida.

Urge la convocatoria de elecciones generales.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris