Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La pandemia

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 20 de octubre de 2005, 23:38 h (CET)
Esta palabra, de escaso uso y viejo cuño, resulta sonora y con retumbo apocalíptico. Así, que, no es de extrañar que haya hecho fortuna en boca de políticos y botarates con un micrófono o un teclado delante. Es tan contundente, el término, que se ha propagado con velocidad de epidemia. No es de extrañar, porque el caldo de cultivo, en esta sociedad de la comunicación en que se vive, siempre está listo, y no exige esfuerzos previos de elaboración. Ya se sabe, “estultorum numerus, infinitus est”, o, lo que es lo mismo: el número de necios es infinito. Esta sentencia tan traída y llevada, proviene del bíblico Eclesiastés en sus primeros párrafos, y la repitió Cervantes poniéndola en la boca sabia del Quijote.

Se atemoriza al país proclamando que un ave migratoria, de las que aprovechan nuestros pocos humedales, puede extender la “gripe aviar” hasta nuestros atribulados lares. Políticamente hablando, porque por lo demás, se sigue, por fortuna, con las normales preocupaciones; que si la boda del hijo, la hipoteca, o el lumbago... Con desconcierto se dan cifras de las vacunas necesarias, que, a todas luces no casan con la vaticinada pandemia (epidemia total); basta recordar los millones de españoles en “edades de riesgo”. La inquietud está servida, aunque se haya rectificado, sin tranquilizar, porque la producción de algo realmente eficaz es incierto, y no se fabrica de la noche a la mañana. Y, como respuesta, la alerta, pero, nada más. La sensatez de los futuros afectados es muy superior a la de los que han llegado a dirigirles.

¿Cómo fiarse de la eficaz prevención de la futura catástrofe, si no se ha visto hacer lo necesario por los afectados por el Sida? La sociedad del bienestar, aterrorizable por la pandemia gripal, es susceptible de escalofríos ante los riesgos apocalípticos. Pero, este adjetivo, tiene su origen en un libro que describe el fin del mundo, lo que ocurrirá una sola vez. Si Dios quiere, este invierno que se avecina transcurrirá como siempre, y, en efecto, muchas personas desaparecerán de este mundo, como todos los años. La prudente alerta es la actitud defensiva más aconsejable para no dejarse llevar de los graznidos de pájaros de mal agüero.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris