Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La Cosa Pública   -   Sección:   Opinión

Los jardines de Palacio

Ekain Rico
Álvaro Peña
miércoles, 19 de octubre de 2005, 22:03 h (CET)
Por lo que parece, tanto quiere modernizarse la monarquía española que, ni cortos ni perezosos, no dudan en hacer suya esa típica anécdota del pueblo llano de la falsa alarma. Eso sí, nada de ir al hospital público más cercano.

Ya lo decía una canción «antes muerta que sencilla» o lo que es lo mismo, pero aplicado al caso «o vamos a la Ruber o yo ni salgo de casa».

Y es que, aunque cada vez estamos más despiertos, hay gente que se había creido eso de la democratización de la monarquía.

¿Pero cómo se va a democratizar una institución que, por su propia naturaleza, es contraria a los principios más básicos de la Democracia?

Bueno, vale, es cierto: siempre hubo clases. Pero entonces a qué viene ese afán de presentarnos a la pareja real como a una pareja más de jóvenes.

Yo, que soy joven, no me suelo codear con personas que pueden emanciparse del palacio de papá y construirse una mansión a su lado. Tampoco conozco, y eso que me relaciono con gente, a nadie que se pegue una vacaciones como las que se pasan nuestros monarcas en Mallorca. Y así, hasta el infinito.

Seguramente lo habrán notado. Lo confieso. Soy republicano. Ahora les toca a ellos hacer lo propio y admitir que son reyes, príncipes y princesas, por mucho que nos quieran vender que son como nosotros.

Noticias relacionadas

Control de armas en EE.UU.

Los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Florida muestran el camino a seguir

Cuidadín, cuidadín

Cada vez cuesta más trabajo hablar o actuar sin correr el peligro de ser perseguido sañudamente por los vigilantes de lo políticamente correcto

A la calle sin motivo

El colectivo de profesores interinos de Asturias está formado por miles de trabajadores

¿Fútbol?

Esta semana, Bilbao se convertía en el nuevo escenario de batalla campal que enarbolan los equipos de fútbol. Su víctima —directa o indirecta—, Inocencio Alonso, ertzaina

La dudosa salud de nuestra democracia

¿Cuándo tendremos políticos que piensen en el bien común?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris