Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Laicismo con alma?

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 19 de octubre de 2005, 22:03 h (CET)
El dicho "quién mucho habla, mucho yerra", con mayor facilidad se le puede achacar a la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, , por ser quién siempre da las explicaciones y excusas. Abandonando por ahora la explicación de las fórmulas quirománticas del término nación, tanto su ejecutivo como el Estatuto catalán impregnados de laicismo, contradicen a su interpretación universal del socialismo. Abordar el separatismo desde la unidad de la nación y de un partido, el socialista, es difícil tarea donde lo Trascendente puede echarle una mano. Cuando la adulteración del término nación provoca alarma hasta en los supermercados, De la Vega lo plantea "desde la perspectiva del sentimiento más que desde la razón". Santa Teresa, la de Ávila, nos mostró la razón de la fe y los entresijos del alma. La vicepresidenta del Estado aconfensional laicista, pide actos de fe desde el parapeto monclovita.

Unificadora de la doctrina de la fe gubernamental, descubre el alma laica: "Las voces diversas sobre esta cuestión responden a esa doble alma que hay en el PSOE. El alma de socialistas y el alma del territorio donde uno habita". Materialismo dialéctico e ideología de género sucumben ante la evocación del espíritu y el alma. No cualquier alma. El alma de los miembros socialistas, dividida por el territorio del hombre apegado a su tierra. Tierra española unida por los lazos de la sangre y de la historia. Donde la razón no entra, pasa el alma. No hay religión ni filosofía que valga para la enseñanza, debe preservarse para las élites que adoctrinan. El filosofo alemán no sólo pregonaba la muerte de Dios, si no la visión más allá del bien y del mal, pero ardua tarea le costaría ensayar el laicismo con la existencia del alma. Tal vez, la educación para la ciudadanía sea simplemente, dar gato por liebre.

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris