Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Ex presidente en cárcel de alta seguridad

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 19 de octubre de 2005, 22:03 h (CET)
Calle Rocafuerte, 168, Quito (Ecuador). Es la dirección del ex Penal García Moreno. Desde que desaparecieron sobre el papel las cárceles, se colocó lo de “ex” en la fachada y en la dirección postal entre otros cambios que no corrigieron el hacinamiento, la delincuencia y la corrupción, junto con las clásicas y periódicas fugas. Allí se habilitó un “módulo de alta seguridad” por el que ya han pasado ilustres banqueros y narcotraficantes de monto. Ahora, lo ocupa el ex presidente Gutiérrez –una especie de Hugo Chávez de vía estrecha, a la ecuatoriana-, que ha desafiado a quienes le derrocaron, en la pasada primavera, presentándose en el país en avión y en la base militar de Manta. Allí mismo ha hecho declaraciones recogidas en vídeo y que son públicas, que, según agencias, no sacan de su asombro al Presidente actual que “no se explica” cómo se han podido hacer estando recluido en esa instalación. Una de dos, o no ha pasado por la calle Rocafuerte de Quito, o es una falacia más de cuantas circulan por las agencias de comunicación como fuente de información para la opinión pública.

Así, que, quien lea esta columna hará bien en poner en tela de juicio de cuanto se da a conocer en los medios. Da lo mismo que se trate de la peste aviar, como de las elecciones iraquíes, o de los resultados de los huracanes. Esta opinión, escéptica donde las haya, se basa en el conocimiento directo del mencionado ex penal. A la entrada se amontonan familiares y amigos de los internos con demandas en alta voz. Los guardias armados fueron sustituidos por “guías” civiles sin equipo, ni defensa contra la corrupción. Cuando hay un motín, las fuerzas de élite entran, y lo apaciguan. Lo único que piden los allí internados, es dinero, aparte de la ansiada libertad, mientras siempre visten con manga larga para esconder un arma blanca pegada al antebrazo. El rancho alimenticio se queda sin utilizar en los patios, y, sin embargo, hasta existe un puesto de hamburguesas en el corredor. Comer es fácil, como recibir cualquier clase de visita privada, con dinero. El Director del centro es un funcionario que sólo quiere que no se formen jaleos y hace la vista gorda ante cualquier otro pormenor. Sólo las Ong´s, como la San Pablo, hacen una callada y meritoria labor de reeducación. ¿Qué es lo que resulta imposible, entonces, en la calle Rocafuerte? Se cuenta de un político que, ante una interpelación pública, respondió: ¡Viaje usted menos, y lea más los periódicos!

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris