Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Justicia   Religión   -   Sección:   Opinión

Crueldad o justicia

¿Se acepta una justicia injusta?
Octavi Pereña
martes, 23 de enero de 2018, 06:44 h (CET)
En una sociedad secularizada y a la vez tradicionalmente religiosa le va como el anillo al dedo la respuesta que Augusto Comte dio cuando se le peguntó dónde estaba Dios en su teoría científica: “No tengo necesidad de esta hipótesis”. ¿Realmente se puede vivir de manera satisfactoria sin Dios? La evidencia de que no se puede se pone de manifiesto en los medios de comunicación. Otro síntoma se encuentra en el aumento de bautismos laicos. ¿No indica ello de que subjetivamente al ser humano le inquieta la cuestión de Dios?

Cuando al escritor británico Philip Pullman se le preguntó en qué creía, respondió: “Creo que estoy vivo, que vivimos. Creo que estamos conscientes, creo que el mundo es el lugar más maravilloso. La pegunta sobre si existe Dios o no, no ocupa gran parte de mi tiempo. No creo que necesitemos un Dios para explicar porque todo es aquí. Si hay Dios, está muy lejos ahora mismo” El mismo Pullman llamado a posicionase sobre la noción de Dios, afirma: “Si es un Dios el de la Biblia, es un criminal y estamos más bien sin él”. Dios no deja de existir por el hecho de que los hombres no crean en él o que esté muerto. Agustín de Hipona explica con claridad la razón del ateísmo o del agnosticismo: “Nadie niega a Dios sino aquel que le conviene que Dios no exista”. Pullman niega porque si es “como el de la Biblia es un criminal”, sería interesante escudriñar porque Pullmanconsidera que el Dios de la Biblia es un criminal. Bien seguro que esta idea le nace al ver que lo que él considera crueldad en el Dios que se revela en el Antiguo Testamento. La primera manifestación de la “crueldad” divina se hizo patente en el Diluvio Universal. Pullman y todos los que piensan como él, ¿se han parado a pensar por qué Dios procedió de manera tan cruel? Guste o no, no podemos adaptar el carácter de Dios que se manifiesta en la Biblia a lo que nosotros consideramos justicia. Nuestro concepto de justicia es muy voluble.

José Luís Sampedro dice que si existe Dios o no tanto le da: ”Porque no pedí venir a este mundo, él me ha hecho…Porque si he salido mal, es culpa suya, que construya mejor el juguete”. Cuando Dios finalizó la creación vio que todo lo que había hecho era muy bueno (Génesis 1:31). Dios no creó el “juguete” defectuoso. La condición malvada que hay en el hombre no se debe a un defecto de fabricación. Es la consecuencia de un acto de libre decisión. Negarlo no anula la realidad. El hombre a diferencia de un juguete fue creado con la capacidad de tomar decisiones libremente. Siguiendo el símil de un producto manufacturado que le acompaña un manual de instrucciones que el comprador debe seguir para su buen funcionamiento, al “juguete” racional que Dios creó sin ningún defecto le dio instrucciones para conservar la perfección: “De todo árbol del huerto podrás comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2: 16, 17). La perfección con que fue creado el “juguete” se perdió en el instante en que desobedeció el manual de instrucciones del Fabricante. El “juguete” pronto dio evidencia del defecto adquirido cuando Caín mató a su hermano Abel.

“Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró a un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set” (Génesis 5:3). A partir de este instante la humanidad se divide en dos familias espirituales: La de Caín y la de Set. La de Caín, la más numerosa sigue las inclinaciones perversas de su padre el diablo. La de Set, minoritaria, la forman los hijos de Dios. Desde la creación de Adán hasta Noé transcurrieron unos mil años. De esta época Dios hace un retrato de la humanidad que desciende de Caín: “Y el Señor vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). El juicio de Dios sobre el “juguete” que se deterioró por libre decisión fue: “Dijo, pues Dios a Noé: he decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos, y he aquí los destruiré con la tierra” (v.13).

¿Por qué el Señor tardó casi mil años en destruir la humanidad? La paciencia de Dios tiene un límite. Cuando el límite se ha agotado la sentencia se ejecuta. El Señor le prometió a Abraham que la tierra que pisaban sus pies se la daría en herencia a su descendencia en la cuarta generación. ¿Por qué esta demora tan precisa? “Porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí” (Génesis 15: 16). El Señor siempre aplaza la sentencia hasta el momento en que la maldad colma el vaso y no es posible que el hombre haga marcha atrás en su camino de impiedad.

José Luís Sampedro dice algo que evidencia, aunque sea inconscientemente, su condición de pecador: “Porque aun cuando soy consciente de haber hecho mal muchas cosas en mi vida, y que he podido perjudicar involuntariamente a alguien, tengo la plena seguridad de no haber hecho mal deliberadamente a alguien”. Se quiera reconocer o no, si se es descendiente de Adán por la línea de Caín se nace pecador destituido de la gloria de Dios. Por la fe en el Dios de Set, que no es otro que Jesús, el pecador pasa a ser de hijo del diablo a serlo de Dios, hecho a imagen y semejanza suya. Noé, sus tres hijos con sus respectivas esposas fueron salvados de la destrucción universal porque se cobijaron en el arca que Dios había mandado a Noé que construyese. He aquí lo que el apóstol Pedro dice respecto a Noé: “Y no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos” ( 2 Pedro 2:5). Durante todo el tiempo que duró la construcción del arca los hombres escucharon l mensaje de la inundación que se acercaba, pero tenían oídos que no escuchaban. Decidieron no hacer caso del mensaje de salvación que pronunciaban los labios de Noé y de la fe que acreditaba tener al hacer caso de la amenaza de Dios y construir el arca en que se salvaría él y su familia.

La justicia para ser justa tiene que castigar al delincuente. En Adán todos hemos desobedecido a Dios y con él tenemos que morir física y espiritualmente. La demora en ejecutar la sentencia nos brinda la oportunidad de arrepentirnos y cobijarnos de la destrucción final que se avecina en Jesús.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris