Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La frontera de La Sangre

Josu Gómez Barrutia
Redacción
lunes, 17 de octubre de 2005, 23:33 h (CET)
En las últimas semanas estamos asistiendo atónitos a las avalanchas permanentes de subsaharianos que intentan noche tras noche cruzar las vallas de Melilla para entrar en la tierra prometida que es para ellos España.

Cada noche con escaleras de madera artesanalmente hechas por sus manos cientos de almas errantes de toda condición: Hombres, Mujeres y Niños se adentran en la oscuridad de la noche rifeña para intentar probar suerte una vez más.

Decía Ovidio que La esperanza hace que agite el naufrago sus brazos en medio de las aguas, aún cuando no vea tierra por ningún lado, y en este sentido en un mundo globalizado en el que el libre transito de mercancías es ya una realidad todavía quedan muchos náufragos apátridas del bienestar que prefieren morir con la esperanza en su alma que vivir con el alma muerta.

Hoy en el Siglo XXI en donde las economías pujan entre ellas para mantener el nivel de bienestar de los que por suerte nacimos en el otro lado de la frontera, muchos mueren por sólo poder rozar con sus manos ensangrentadas por los espinos de una valla de metal el sueño de una vida mejor y más prospera.

Una vida como la que todos queremos, una vida mejor para poder tener una familia, para poder criar y educar a nuestros hijos e hijas y en definitiva poder vivir en libertad y democracia. Este es el único sueño que anhelan los que día tras día saltan nuestras fronteras y... ¿acaso no es legítimo? ¿acaso no es algo normal que los que se están muriendo de hambre y ven como se mueren sus hijos con ellos quieran algo mejor?

Ahora, de nuevo cuando la sensibilidad entremezclada con el morbo de la noticia de estas almas aparecen en los medios de comunicación tenemos la obligación y el deber moral como ciudadanos de alzar nuestra voz y alzarla para decir basta ya, para decir que otro mundo es posible.

No bastan ya por lo tanto sólo las migajas de la hipocresía barata que acalla nuestro remordimiento apadrinando a un niño o dando determinado dinero para una campaña contra el hambre.

Ahora nos toca a la ciudadanía andaluza, española y europea exigir que se ayude a esos países del denominado tercer mundo a salir de la miseria, ahora debemos decir no a los cantos de sirena y ahora más que nunca en definitiva debemos luchar para construir un mundo mejor, un planeta en donde se permita a los países del tercer mundo poder exportar sus productos, en donde se les ayude a vivir en paz, en donde no tengan que sufrir la explotación de las grandes multinacionales que se llenan los bolsillos a costa de su pobreza, un planeta en donde los países del primer mundo y sus gobiernos no miren para otro lado permitiendo la miseria, en definitiva nos toca a los jóvenes defender estas ideas, defender la construcción de otro mundo mejor en donde la democracia y los valores de la libertad, igualdad y fraternidad sean los principios rectores que gobiernen nuestros actos.

Decía Víctor Hugo que, el futuro tenía muchos nombres: para el débil era lo inalcanzable, para el miedoso, lo desconocido. Para el valiente, la oportunidad. Luchemos por esa oportunidad.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris