Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Llegar a fin de mes

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
lunes, 17 de octubre de 2005, 02:20 h (CET)
La precariedad laboral y el constante aumento de los servicios de primera necesidad a los que estamos sometidos en la actualidad, hace que llegar a final de mes con efectivo se convierta en toda una hazaña.

En la encuesta realizada por los informativos de Telecinco esta semana, las personas que no tienen que hacer equilibrios con su cartera son un muy grupo reducido. Pedir dinero a familiares o amigos es el recurso que más se practica, algunos reducen el gasto en comida mientras que muchos fumadores prefieren fumar lo mismo y comer menos. Después queda la última solución: el dinero de plástico.

El uso de las tarjetas de crédito se ha normalizado de tal modo que parece que al pagar con ellas no caigamos en la cuenta de que hay que devolver ese dinero. Todo comienza para tapar un agujero, pero este se va haciendo más grande. Después terminamos visitando a las entidades financieras o “brokers”, que te solucionan el problema: juntan la letra del coche, la hipoteca, las tarjetas de crédito y un dinero extra para caprichos en una sola letra, por un módico precio que, al estar incluido también en la letra, casi ni te enteras de la salvaje comisión que aplican.

España se ha convertido en uno de los países más endeudados del mundo, gracias al dinero “fácil” que ofrecen los bancos, a un tipo de interés bajo y un plazo de pago que ha pasado de los 30 años hasta los 40 años para devolver la cantidad solicitada. Con ello, el índice de morosidad se ha disparado hasta los 1,6 millones de españoles que deben dinero a alguna entidad financiera.

Y es que pagar la hipoteca se ha convertido en ardua tarea con los tiempos que corren. Independizarse es misión imposible sin tener una pareja con la que compartir gastos, algo que deja sin sentido el término “independencia”. Aún conviviendo en pareja, y la obligación de que los dos miembros tengan un sueldo estable, no garantiza llegar a final de mes en dignas condiciones. Las parejas más jóvenes tienen que prescindir de alguno de los “nuevos lujos”, como el cine o cenar fuera de casa los fines de semana.

Mientras tanto, los gastos fijos como la luz, el gas y otros, sigue subiendo a un ritmo más elevado que las revisiones anuales de unos sueldos mínimos nada propios de un país europeo en condiciones, muy lejos de Reino Unido, Francia o Alemania.

Además, el problema del paro se maquilla cada mes con cifras ridículas. Cuando nos dicen que ha bajado el paro, no se cuenta que el importante número de nuevos contratos son para cubrir puestos muy temporales (1 semana, tres días, una tarde…) y al mes siguiente probablemente vuelvan a aparecer en la lista de parados. En cuanto a la irrisoria cantidad del 7% contratos indefinidos, se destaca como algo positivo cuando la realidad es lamentable, plagada de fijos discontinuos que en algunos casos incluso firman contratos de alta y de baja según se acercan las vacaciones, el trabajador queda parado y la empresa se ahorra la Seguridad Social mientras permanece cerrada.

No sé a donde vamos a ir a parar con unas expectativas tan negras, un futuro laboral tan incierto y una juventud dividida entre los que buscan un lugar de trabajo estable y no lo encuentran a pesar de tener carreras universitarias, y los que directamente no tienen ningún interés en trabajar, siguen viviendo del cuento y cobrando la paga de los padres que, mientras llegue para alcohol y porros, tienen más que suficiente.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris