Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Y digo yo...   -   Sección:   Opinión

Una, grande y libre

Jordi Martínez Aznar

sábado, 15 de octubre de 2005, 22:01 h (CET)
Esta semana comenzaré, si me lo permiten, con una pequeña confesión. He de confesar que tengo cierto miedo. Cierto miedo a que, al salir de Cataluña, me venga cualquiera y me señale con el dedo, acusándome de ultranacionalista, separatista y destructor de la unidad de España.

Vaya por delante que en este artículo no me colocaré ni a favor ni en contra del Estatuto, aunque en ocasiones pueda parecer que esté en uno de los dos bandos. Principalmente porque no he leido más que muchas personas fuera del Gobierno catalán, de manera que no podría esgrimar muchos más argumentos que los ya conocidos sobre la financiación y si nos debemos decir o no nación.

Volviendo al tema, a lo largo de estas últimas semanas han habido determinados hechos que me han llamado la atención. Aquello que más me ha chocado ha sido que hay personas que, frente a otros asuntos han callado y, frente a la aprobación del Estatuto y posterior envío del mismo a Madrid para su aprobación por las Cortes, no se han mordido la lengua a la hora de criticar el texto.

Entiendo que el señor Rajoy diga la suya. Es lógico, ya que es el líder de la oposición, y la misma está para criticar todo aquello que haga el partido que esté en ese momento en el gobierno. Lo malo es que hay unos determinados temas sobre los cuales todo el mundo se ve capaz de opinar y decir la suya.

Un ejemplo el general Sáenz, jefe de la cúpula del Estado Mayor del Ejército. A preguntas sobre qué pensaba del Estatuto, dijo que, al igual que a sus colegas militares, a él le preocupa y mucho la unidad de España, ya que la indivisibilidad del país es algo que a todos los militares se les inculta en la academia. Pues nos ha fastidiado. Si a los militares no les preocupara la unidad patria, mal vamos.

Tampoco ha podido evitar decir la suya el gobernador del Banco de España, quien ha dicho que, económicamente hablando, el Estatuto será malísimo para el resto del país. Digo yo que algo de razón tendrá, teniendo en cuenta su posición dentro del banco más importante del país.

Y el último número lo ha montado el alcande de La Coruña (o A Coruña, como prefieran). El mismo día de la Hispanidad sacó una bandera de proporciones más grandes de lo que podría considerarse normal y comenzó a despotricar sobre el Estatuto, volviendo otra vez al discurso de la unidad de España.

Pero lo que me llama poderosamente la atención es que ni el mencionado general general habló de la unidad del país ni en La Coruña se colocó una bandera española de tamaño gigantesco cuando, por ejemplo, el Plan Ibarretxe estaba en la primera línea informativa.

En cuanto a si Cataluña debe llamarse o no nación, debo reconocer que, personalmente, me da exactamente igual. Haré la segunda confesión del día: el día de las últimas elecciones catalanas voté a ERC, lo que no quiere decir que comparta todas y cada una de las ideas de los miembros de este partido, comenzando por su presidente, el archi famoso Carod Rovira.

Lo mismo pasa con otros muchos catalanes, algunos de los cuales ni siquieran fueron a votar aquel día. Lo malo es que, desde fuera de Cataluña, hay quien piensa que los ciudadanos tenemos las mismas ideas que aquellos que nos gobiernan, y que si a partir de ahora no nos llamamos nación o no atienden desde Madrid a nuestras exigencias, nos alzaremos contra el poder establecido y arrasaremos con todo. Y eso tampoco es pese a que algunos pretendan convencer al resto del país de que es lo que acabará pasando a no ser que se nos paren los pies.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris