Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cristianismo originario   Social  

Las infracciones contra la naturaleza nos pasarán factura

​Así como el hombre está de peregrinaje, también lo está el alma
Vida Universal
martes, 9 de enero de 2018, 06:40 h (CET)

Lo que significa que ella tiene siempre también la facultad de decidir qué camino quiere seguir. El alma se esmera ya sea por llegar pronto al Hogar eterno, al macrocosmos de materia sutil, o bien permanecer durante largo tiempo como alma en un nivel de purificación que corresponda a su intensidad de irradiación. También tiene la libertad de volver a encarnarse. No importa por cual se decida, ella está siempre rodeada de lo que le impuso el que antaño fue su ser humano, es decir aquello que aún no está purificado, lo que no está saldado como culpa.


Cada estado de consciencia del alma es su estado momentáneo. Este también se muestra en el vestido del alma y luego, cuando se encarna de nuevo, está en él cómo irradiación del alma. Posteriormente en el transcurso de su existencia terrenal algo de esto se tornará activo, es decir se manifiesta sucesivamente como efecto cuando la persona joven ya puede distinguir entre lo bueno y lo malo.


El desarrollo de un alma no encarnada puede ser el siguiente: Si el alma ha superado en gran parte sus malos rasgos de carácter que correspondían a la imagen de su ser humano de antaño, es decir si ha purificado sus rasgos negativos que lleva aún adheridos, entonces continúan los pasos siguientes hacia otras constelaciones e incluso hacia constelaciones planetarias más luminosas, pues su lugar de estancia momentánea corresponde a su estado de consciencia. Se le estimula a que mire lo que está aún adherido a ella para superarlo.


En este largo peregrinaje el alma tiene que reconocer, con frecuencia de forma dolorosa, en su cuerpo anímico lo que claramente le muestra su grabado, por ejemplo delitos contra personas, maltrato a animales, haber matado intencionadamente animales o el consumo de carne animal. También el ultraje a la naturaleza y la explotación de la Tierra están en el alma del llamado pecador, del que fue un ser humano, registrado en imágenes y a menudo unido a sufrimientos y dolores. Lo que ella como ser humano causó a otras personas, a animales, a toda la madre Tierra, sean torturas, sufrimientos, dolores y mucho más ahora lo tiene que cargar y sentir en su propio cuerpo. Esta es la llamada expiación.


Si al alma se le hace consciente su carga y cosas parecidas, entonces es nuevamente instruida por seres más luminosos, así como siempre fue enseñada durante su camino de peregrinaje. Durante su camino de peregrinaje se muestra el siguiente paso, es decir lo que ahora ha de purificar. El cual se hace visible en el cuerpo anímico, igual a vestido del alma.


A lo largo de todos los caminos de peregrinaje, el alma cambia el aspecto de su cuerpo anímico y de los vestidos del alma. Cuanto más se desarrolle el alma espiritualmente, es decir cuanto más reconozca su grabado, se arrepienta de él, lo purifique y lo expíe, frecuentemente de forma dolorosa, más se transforma la estructura del cuerpo de sustancia sutil a través del cambio de energía negativa en positiva. El cuerpo de sustancia sutil se torna más claro, los vestidos del alma se vuelven más luminosos, los rasgos del rostro más nobles. Paso a paso el ente alma se aproxima a su hogar verdadero y eterno, y muy lentamente se despliega su entidad divina, el ser espiritual de sustancia netamente sutil.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris