Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pepiño Blanco

Pepe López
Redacción
sábado, 15 de octubre de 2005, 04:57 h (CET)
Lo de Pepiño no tiene remedio. Su misión es ladrar e insultar a quienes molesten a Zapatero. Y, generalmente, por indicación de Rubalcaba que es quien le azuza.

Pepiño es el segundón, que se caracteriza por su fidelidad y a quien se encumbra y amaestra para espantar las moscas que molestan al amo. A veces parece que es el perrillo faldero, convertido en guardián de la casa, cuya misión no es otra que ladrar a todo desconocido.

Para desempeñar la labor de Pepiño hace falta, entre otras cosas, una gran dosis de cinismo. Y, como Pepiño, no hay otro. Cuando habla –mejor dicho, cuando lee porque no sabe salirse del guión que le escriben- no se da cuenta de las mentiras que dice. Yo creo que no tiene capacidad para discernir, ni temor al ridículo.

Y, cuando insulta, pretende soltar una frase rotunda e hiriente, pero que llega a sus labios sin fuerza ni convicción, porque esa frase no la ha parido su inteligencia. Parece que, en cuestión de insultos, ha sido ampliamente aleccionado por Rubalcaba quien, a su vez, recibió frecuentes lecciones prácticas del Guerra que llegó a decir de Suárez que era “un tahúr del Missisipí”.

Fijándose bien, Pepiño inspira compasión y desprecio, como ese perrillo que asoma a la puerta a ladrar y a quien el visitante no le hace el menor caso. Hasta la nariz de Pepiño, como la de Pinocho, delata su condición de embustero. Pepiño es, en definitiva, el perrillo de Zapatero. ¡A tal señor, tal honor!

Noticias relacionadas

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias

La operación

Hace muchos años que un tío mío me explico lo que significa “el metro de la vida”

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris